Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios y mejorar su experiencia de como usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí.
Entendido
Iniciar búsqueda
Cerrar
NÀQUERA

¿Qué pasaría si Obama viajase a Náquera?

El Periódico de Aquí ha recreado la visita del mandatario al primer municipio de Europa en dedicarle una calle
REDACCIÓN - 08/07/2016
Montaje fotográfico del alcalde de Nàquera, Damián Ibáñez, junto a Barack Obama, si este visitase la localidad en visita oficial. //EPDA Montaje fotográfico del alcalde de Nàquera, Damián Ibáñez, junto a Barack Obama, si este visitase la localidad en visita oficial. //EPDA

El presidente de los Estados Unis, Barack Obama aterrizará en Sevilla el próximo sábado, en una visita oficial en lo que es la recta final de su mandato. Este viaje se comenzó a gestar en el último encuentro que tuvo el mandatario con los reyes de España, Felipe y Letizia, en la Casa Blanca.

Con motivo de este viaje, el ex diputado socialista Javier Paniagua, envió una carta a Washington en la que tramitaba una invitación al propio Obama, para que conociese Náquera, el primer municipio de Europa que le dedicó una calle en 2008, al primer presidente de color de EE.UU. De momento la misiva no ha obtenido ningún tipo de respuesta, pero parece improbable que Obama se pasee por las calles de esta localidad de Camp de Túria.

Pero ¿qué ocurriría si Barack Obama decidiese aparecer en Náquera y conocer este municipio de la Serra Calderona? Desde el consistorio han asegurado que si se produjese la visita "el presupuesto anual destinado a protocolo se vería muy afectado".

Seguramente el Air Force One, el avión que traslada al presidente de los Estados Unidos en todos sus viajes, aterrizaría en la base militar que la OTAN posee en Bétera. Y de ahí, todo el séquito presidencial se dirigiría hacia Náquera. En el Ayuntamiento lo esperaría la corporación municipal al completo, encabezada por el alcalde Damián Ibáñez, así como una representación importante de la sociedad civil como responsables de las diversas asociaciones municipales, el párroco del pueblo y el jefe de la Policía Local, entre otros.

Después de los saludos pertinentes y las fotos de rigor, Ibáñez acompañaría a Obama al interior del consistorio para que este firmara en el libro de honor. Después, y dando un paseo, la comitiva se dirigiría a la avenida Barack Obama para que este pudiese destapar la placa, simulando una ceremonia de inauguración, un hecho que debería haberse producido en hace ocho años cuando el pleno del Ayuntamiento decidió sustituir el nombre de José Antonio Primo de Rivera por el de Barack Obama.

A partir de ese momento, el alcalde de la localidad le mostraría algunos de los puntos más importantes de Náquera como el aljibe de la Patà, los yacimientos del Trencall, del Montaspre o el del Puntal del Moros. Otro de los atractivos turísticos que Obama podría conocer sería el Salt del Pi, la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación o la Iglesia de San Francisco de Asís. Los técnicos del Ayuntamiento que se encargan del área de Turismo de la localidad, hubiesen organizado una ruta por la Serra Calderona para que pudiese admirar los maravillosos parajes de este parque natural de la provincia de Valencia.

En cuanto a la gastronomía, el presidente de los Estados Unidos comería en alguno de los restaurantes de la localidad. El menú estaría compuesto por alguno de los platos típicos de la zona como una degustación de arroces, verduras, frutas y hortalizas de la zona y dulces típicos elaborados con las mejores materias primas.

En la ceremonia de despedida, el Ayuntamiento le regalaría a Obama unas semillas de los productos más típicos de la zona para que pueda plantarlas en el huerto ecológico que su mujer creó en la Casa Blanca para promocionar la alimentación saludable. El mandatario también recibiría una muestra de la artesanía local, así como un surtido de los dulces más famosos de la localidad.

El presidente de los Estados Unidos, hubiese tenido la oportunidad de agradecer a Náquera, el gesto de dedicarle una calle, pocas semanas después de acceder a la presidencia del páis más poderoso del mundo. Y Náquera, hubiese encontrado un filón con esta visita para situar a esta localidad de 6.000 habitantes de Camp de Túria, en el mapa turístico del mundo.

Categorías de la noticia

Otras noticias en C. Túria

El Partido Popular repite su hegemonía en Benaguasil con Ximo Segarra al frente
“Para poder dejar atrás cuatro años de parálisis y división en necesario unir los votos en el Partido Popular"

Otras noticias en sucesos

Una de las víctimas estuvo un día en el hospital en observación
Los investigadores le han intervenido unos cuatro kilos de esta sustancia estupefaciente
Comparte la noticia
Eventos y digitales valencianos, S.L. Todos los derechos reservados
-


Otros productos de Eventos y digitales valencianos, S.L.