Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios y mejorar su experiencia de como usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí.
Entendido
Iniciar búsqueda
Cerrar
MELIANA

Adiós a la "Pastisseria" de Meliana

Este negocio centenario cierra sus puertas por la jubilación de sus actuales propietarios
Rafael Gil Agullo - 11/01/2018
Vicente Gil Morón y María Luisa Blasco Moliner, actuales propietarios de la ?Pastisseria? de Meliana. / EPDA
Vicente Gil Morón y María Luisa Blasco Moliner, actuales propietarios de la ?Pastisseria? de Meliana. / EPDA
El 31 de diciembre de 2017 cerró sus puertas al público la emblemática e histórica 'Pastisseria' de Meliana, la que por enero de 1912 inauguró José Gil Ibáñez y su esposa Teresa Nicolau Sorribes. Dos jóvenes llenos de ilusión inauguraron un local que hoy pasa a la historia como el lugar de encuentro de millares de personas que desfilaron por este espacio, cuando salían del cine los domingos o iban al 'paseo' de la calle San Juan del pueblo.La plaza Mayor de Meliana era el albergue de la juventud, no ya del mismo pueblo, sino de otros pueblos que allí acudían. La 'Pastisseria' era lugar obligado de visita para descansar, paladear la gran repostería, empanadillas de pisto, los susús y toda clase de pasteles que allí siempre han existido.El yayo José fallecía en el año 1924 y le seguía la tradición su esposa Teresa con sus hijos pequeños, hasta que su hijo Vicente Gil Nicolau, (que tuvo que renunciar a la carrera de farmacéutico que había estudiado), junto con su esposa Anita Morón Biot se hicieron cargo del negocio en el año 1950 siguiendo la tradición de la emblemática 'Pastisseria' del pueblo de Meliana, dándole un gran empujón comercial, mejoras en el local y lo que mejor sabían hacer, sus ricas tartas y pasteles. La juventud de todos los pueblos seguían visitando aquel lugar, donde comenzaron muchas historias de amor, muchos noviazgos y muchas amistades. En la 'Pastisseria' se respiraba ilusión, alegría y lo mejor de todo, amistad. En esta 'Pastisseria' siempre se ha trabajado con gran amor y cariño por el trabajo, por contentar y complacer a sus clientes y doy fe de ello, por dar lo mejor de si para todos. En 1989 heredó la tradición el hijo de ambos Vicente Gil Morón que les había nacido en aquellos momentos de hacerse cargo, él lo hizo con su esposa María Luisa Blasco Moliner 'Marisa', una jovencita que Vicente había conocido en el baile en Estivella, y supieron aprender la lección y siguieron poniendo todo su amor y entusiasmo en 'su Pastissería', aquella que hubieron fundado sus abuelos y habían seguido sus padres. Volvieron a renovar sus instalaciones y le dieron otro gran empujón al negocio, fuente de ilusión, amor, respeto, amistad y cariño, que allí se respiraba, hasta el día de hoy. Allí les nacieron sus tres hijas María Luisa, María Teresa 'Mayte' (para los amigos) y María Vicenta o Mariví como la llaman, que hoy es madre de la única nieta Noa que hasta el día de hoy tienen Vicente y María Luisa. Han llegado hasta donde sus fuerzas les han permitido, pero los avatares de la vida son así, ahora se cierra 'la Pastisseria de Meliana', la historia lo juzgará. Se cierra una histórica leyenda, fábrica de todo lo mejor que al mundo se le puede dar: amor, ilusión y el cariño más grande que nadie pueda soñar. Adiós 'Pastisseria', la centenaria que ya no abrirá más y que siempre amigos y extraños añorarán cuando lleguen a la plaza Mayor y la puerta del amor se haya cerrado y ya no abra más.

Otras noticias en L´Horta Nord

Los bomberos atienden cerca de treinta avisos durante la mañana en la comarca
Durante el día de hoy, jueves 18, y la jornada de mañana viernes
Eventos y digitales valencianos, S.L. Todos los derechos reservados
-


Otros productos de Eventos y digitales valencianos, S.L.