Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios y mejorar su experiencia de como usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí.
Entendido
Iniciar búsqueda
Cerrar
DAVID DE MIGUEL

Esto no es Cataluña por mucho que le pese a Bonig y sus acólitos ciudadanos

De Miguel es diputado en les Corts Valencianes
- 06/11/2017
David de Miguel.
David de Miguel.

Confieso que tengo miedo por la situación política que estamos viviendo en nuestro país. Pero no se llamen a engaño, no tengo miedo de que España se rompa como muchos temen, para eso vivimos en un estado de derecho y tanto la ley como los tribunales se encargarán de poner fin a este estado de psicosis colectiva que estamos viviendo.

Tampoco tengo miedo de que en nuestra Comunitat Valenciana podamos sufrir un procés independentista, como desde los partidos que se sientan a la derecha del arco parlamentario de Les Corts intentan hacernos creer con su matraca diaria. Esto no es Catalunya, por mucho que le pese a Bonig y sus acólitos ciudadanos.

Lo que me produce miedo, verdadero pánico, es como los de siempre están utilizando la crisis institucional que se está viviendo en las últimas semanas para avanzar en su afán recentralizador.

Me da miedo como los que mientras gobernaban se dedicaban a repartir carnets de valencianía, ahora que han pasado a la oposición intentan deshacer lo que durante 40 años hemos conseguido los valencianos y valencianas. El autogobierno les molesta. La defensa de una mejor financiación para nuestra comunidad les molesta. Que los valencianos y valencianas tengamos las mismas oportunidades que el resto de españoles, sí, parece que les molesta.

Me da miedo que haya representantes del pueblo valenciano, elegidos para defender los intereses y la igualdad de estos españoles que somos los valencianos, que se sientan tan cómodos ante la ola recentralizadora del Gobierno de Mariano Rajoy, que aplaudan los recursos a leyes emanadas de las Cortes Valencianas. Que les preocupe tanto la unidad de España como para plantarse detrás de una pancarta en Barcelona, pero después renieguen de la reivindicación en la calle de una mejor financiación para nuestra Comunitat.

Vivimos un momento en el que hay que replantearse el modelo territorial que queremos para nuestro país. El modelo autonómico ha funcionado durante casi cuarenta años, pero está agotado. Por eso es inexplicable (o no) que cuando el sentido común nos dice que hay que dar un paso más hacia un modelo federal, los de siempre quieran llevarnos hacia atrás.

Como decía al principio, ver como se están desarrollando los hechos, las declaraciones de algunos y algunas, y el intento de acabar con el autogobierno (constitucional por cierto, que algunos lo olvidan) que subyace en la actitud de algunos partidos, me produce miedo. Aunque siendo sincero, lo que de verdad me produce es vergüenza.

Otras noticias en Opinión

Presidenta de la Unió de Periodistes Valencians
EL REVOLUCIONARIO OPTIMISTA
Eventos y digitales valencianos, S.L. Todos los derechos reservados
-


Otros productos de Eventos y digitales valencianos, S.L.