Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios y mejorar su experiencia de como usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí.
Entendido
Iniciar búsqueda
Cerrar
EL PICUDO DEL CAMP DE TÚRIA

Eugenio Cañizares, la Rita Barberá del Camp de Túria que fue capaz de pactar con el diablo en San Antonio de Benagéber

Frustrada la moción de censura en la que el PP apoyaba como alcalde a un dirigente que representa a Compromís y Podemos
PERE VALENCIANO - 23/09/2016
El ex alcalde de San Antonio, Eugenio Cañizares, y el secretario municipal, fueron a respaldar a Sancho el 19 de septiembre de 2014 a Canet d El ex alcalde de San Antonio, Eugenio Cañizares, y el secretario municipal, fueron a respaldar a Sancho el 19 de septiembre de 2014 a Canet d"En Berenguer. FOTO P. V.
Sancho, ex secretario de Canet y ex abogado del Ayuntamiento de San Antonio de Benagéber. FOTO P. V. Sancho, ex secretario de Canet y ex abogado del Ayuntamiento de San Antonio de Benagéber. FOTO P. V.
A Eugenio Cañizares le ha pasado lo que a Rita Barberá: está hundiendo su imagen a marchas forzadas por no haber sabido retirarse a tiempo y con dignidad. El ex alcalde de San Antonio de Benagéber (Camp de Túria) ha protagonizado hoy uno de los episodios más lamentables de esta comarca valenciana y el más ridículo posiblemente de la historia de este joven municipio que nació al segregarse de Paterna. Una frustrada moción de censura en la que él ha tenido un papel protagonista, empujando a las dos marionetas del PP, a las que él puso en la candidatura que fue derrotada en mayo de 2015, después de haber logrado cómodas mayorías absolutas y haber gobernado 'manu militari', rodeado de personajes que han acabado siendo investigados y que incluso han acabado en la cárcel, 6 meses de manera preventiva, como el abogado municipal, José Antonio Sancho Sempere, y el liquidador de la empresa municipal San Antonio de Benagéber: Formación, Empleo y Servicio (SABFES), a la sazón ex interventor del Consorcio de Museos de la Generalitat, Rafael Parra Mateu.El propio Cañizares, doblemente investigado, una de las causas vinculada a la 'trama de las asesorías' que tienen en el centro de la investigación a Sancho y Parra, ha debido pensar aquello de ''de perdidos, al río'', al estilo Barberá. De lo contrario, no se comprende cómo ha sido capaz de darle su apoyo a su archienemigo Ramón Orozco, el azote de Cañizares cuando éste era alcalde, para apoyarle ahora en una moción de censura, que hubiese elevado a la alcaldía a Guanyem-SAB, que engloba a Compromís, Podemos y Plataforma. Cañizares y las dos concejalas, en contra del criterio de la gestora local y de la dirección provincial, iban a apoyar ahora a quien mandaron en la oposición en el pleno de investidura en el que se alinearon con el alcalde, Enrique Santafosta (AISAB).Comprendo que Orozco quiera ser alcalde. Fue quien más votos obtuvo en mayo de 2015. Sorprende que lo pudiera ser con el apoyo del PP, el partido que ha gestionado, con más sombras que luces, el Ayuntamiento de San Antonio de Benagéber. Pero no deja de ser legítimo su deseo de gobernar.Sin embargo, es la postura de Eugenio Cañizares la que provoca más repugnancia y delata su escaso talante moral. Demuestra que es capaz de todo para mantener una cierta cuota de poder en el Ayuntamiento que está siendo investigado por la justicia por supuestos desmanes. Precisamente ésta podría ser la causa principal por lo que ahora querían acabar políticamente con Santafosta. En el final de su carrera política, como le ha sucedido a Rita Barberá, quedará como un personaje sin principios ni escrúpulos, seguramente porque nunca los tuvo, pero es ahora cuando ha quedado al descubierto. Cañizares no firmó la moción de censura, pero sí sus dos hijas políticas, con la voluntad de encumbrar a quien fue su enemigo durante años.Y es que a Cañizares le sucede lo que a muchos políticos, que después de tantos años al frente del poder, se endiosan y se creen propietarios, no sólo del Ayuntamiento, sino también del partido. Alfonso Rus tuvo la culpa de imponerlo como candidato en contra del presidente local, Felipe del Baño. Está claro que los dos, Rus y Cañizares, estaban hechos de la misma pasta. Tres mil, quatre mil, cinc mil. Aquel error ha sido demoledor para el PP de San Antonio de Benagéber, que ha visto perder a dos de sus concejalas, expulsadas, y con el ex alcalde también yendo por libre. A lo Rita Barberá. E investigado, como la ex alcaldesa de Valencia. Pero el PP, en este caso, ha reaccionado a tiempo. El futuro pasa por cerrar la etapa de Eugenio Cañizares, unida a otro oscuro personaje, como José Antonio Sancho Sempere.Noticias relacionadas:Frustrada la moción de censura en San AntonioUn pleno de 20 segundos para intentar frenar la moción

Categorías de la noticia

Otras noticias en sucesos

El PSOE elige Paterna por contar su cementerio con más de setenta fosas comunes con los restos de 2.238 represaliados del franquismo
Los bomberos los localizaron a las 5 de la madrugada y pasaron toda la noche con ellos
Comparte la noticia
Eventos y digitales valencianos, S.L. Todos los derechos reservados
-


Otros productos de Eventos y digitales valencianos, S.L.