Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios y mejorar su experiencia de como usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí.
Entendido
Iniciar búsqueda
Cerrar
TODO ESTO ES MI TELE

Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla, la peor elección para presentar unos premios Goya

Otros vendrán, que bueno te harán. ¡Cuánto se echó de menos a Dani Rovira o a Andreu Buenafuente presentando los Goya! La 32ª edición de los Premios de la Academia de cine pasarán a la historia por el triunfo de la semidesconocida cinta Handia, por las reivindicaciones feministas y por la peor presentación de la historia, la de unos Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla que estuvieron tan desubicados como poco acertados.
SERGIO DELGADO - 05/02/2018

Twitter ardía la noche del sábado, pero no solo la famosa red social del pajarito si no muchos espectadores desde nuestras casas e incluso los invitados a la propia ceremonia de entrega de los premios del cine español (apoteósica y digna de un buen gif la cara de Maribel Verdú ante los chistes sin gracia de Ernesto Sevilla).

La elección de estos dos cómicos, qué duda cabe, ha sido la peor elección posible para una ceremonia como esta. De hecho, echando la vista atrás posiblemente hayan sido los peores presentadores de la historia de los Goya desde que la presentación de estos premios corre a cargo de cómicos o actores con un perfil más de comedia, más al estilo de los Oscar y Globo de Oro, que aquí copiamos todo.

Echamos mucho de menos a Andreu Buenafuente, a Carmen Machi o a Rosa María Sardá como anfitriones. E incluso a Dani Rovira, digno presentador de los últimos premios. El actor andaluz pese a no ser presentador supo darle vida y chispa a una gala que este año ha resultado cuanto menos soporífera. El error es confiar en dos cómicos a los que la gala les vino grande.

Su humor es muy minoritario y no es propio de un evento como los Goya. Joaquín Reyes estuvo algo más acertado pero los speechs de Sevilla fueron peor que un Valium. La prueba está que a los 30 minutos de tostón de gala salió Cristina Castaño y consiguió despertarnos a los que empezábamos a pegar cabezazos, pero duró poco. Incluso las apariciones de Paquita Salas o La Terremoto de Alcorcón tuvieron más ritmo que la de los cómicos que llegaron incluso a hacer algún comentario de mal gusto y sketches de auténtica vergüenza ajena (como aquel donde se tocaban la cara). Vergonzoso.

La entrega de premios fue más o menos rápida, ¡menos mal! Y terminó a una hora decente aunque los Goya se pasaron de feministas. Para nada está mal reclamar mayor visibilidad del papel de la mujer en el cine español pero hubo comentarios que ya rozaban lo surrealista.

Pepa Charro en su intervención comentó algo así como que "la mujer ya está empezando a estudiar cine, guión…" ¿desde cuándo se ha prohibido estudiar cine a una mujer? ¿si habían más hombres nominados es porque quizás éstos han hecho mejores trabajos? No es machismo en absoluto, es que hay que juzgar el trabajo, la pieza… y dejar el sexo a un lado. El feminismo forzado que se destiló la noche de los Goya rozó, en ocasiones, el esperpento. Acertado Arturo Valls que reclamó más hablar de cine. Totalmente a favor.

La 32 Gala de los Goya puso en evidencia otro serio problema del cine español: la falta de publicidad o comunicación. No es posible que la considerada como una de las mejores películas españolas del año… no la conociera absolutamente nadie y haya pasado sin pena ni gloria por la cartelera. Nadie conocía Handia.

Si es tan buena y se merece tantos premios y elogios marcando incluso un récord en premios tras Mar Adentro y Ay Carmela, ¿cómo es que poca gente conocía de de su existencia? O la distribuidora no quiso o no pudo invertir en publicidad o el problema es de TVE, que financiaba la película, por no apoyarla más si encima se trataba de una supuesta obra maestra.

Por lo demás, una Soy una Pringada que no pintaba nada en los Goya, la supuesta influencer Dulceida como la peor vestida de la noche con las cortinas de su salón como vestido y que pintaba aún menos, el ninguneo injusto a La Llamada y el robo histórico del Goya a Mejor Actriz Secundaria a Belén Cuesta, el sobrevalorado triunfo de una cinta como La Librería… y en definitiva, una gala para olvidar.

Otras noticias en TV

A estas alturas de la película parece mentira que Gestmusic lleve a cabo una gala tan nefasta como la que pudimos ver anoche por televisión. Con la experiencia que tiene la productora en grandes shows, también en directo, los errores en la 2ª gala de Operación Triunfo 2018 fueron continuos de principio a fin.
Eventos y digitales valencianos, S.L. Todos los derechos reservados
-


Otros productos de Eventos y digitales valencianos, S.L.