Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios y mejorar su experiencia de como usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí.
Entendido
Iniciar búsqueda
Cerrar
SOCIEDAD

La ciudad de Sagunt dedica una plaza al sacerdote don Vicente Gil Tamarit

Con este gesto se intenta que la huella que don Vicente dejó en los saguntinos no se borre jamás
REDACCIÓN - 29/03/2019

La ciudad de Sagunt dedica una plaza al sacerdote don Vicente Gil Tamarit. Tamarit despierta su vocación sacerdotal e inicia sus estudios en el Seminario de Moncada terminando su formación en el Colegio de la Presentación y Santo Tomás de Villanueva, donde su influencia marcará el rumbo de su apostolado.

Su gran inquietud intelectual y su mente despierta hacen de don Vicente un hombre parco en palabras pero de gran profundidad teológica. Destaca su elocuencia, sabe a quién dirigirse y cómo dirigirse. Su erudición, su saber estar y su prudencia son algunos de sus talentos reconocidos y valorados, hasta el punto de que le fueron confiados cargos de gran responsabilidad.

Su fe en Jesús de Nazareth y su fidelidad a Dios fueron constantes en su vida, así fue compañero de sus compañeros seminaristas, siendo ya sacerdote animaba a los seminaristas a fomentar su vocación, compartió sus experiencias y sabiduría con los vicarios y sacerdotes. En su etapa de Vicario Episcopal (1981-1996) estuvo siempre al lado de los sacerdotes de las Parroquias que pertenecían a su Vicaría, apoyándoles en los momentos de dificultad. Estuvo al tanto del bienestar de sus hermanos sacerdotes cuando ya se iban haciendo mayores o su salud ya no les permitía seguir ejerciendo el ministerio sacerdotal dignamente. Así fue don Vicente hasta el final.

Su entrega al prójimo fue encomiable. 24 horas 365 días al año, nunca había tiempo para vacaciones, siempre había algo que hacer. Una entrega que se vio fortalecida por su fe en Jesús de Nazareth y su devoción a la Virgen María.

Como sacerdote conocía a su feligresía y su feligresía le conocía a él, tanto en Ontinyent como en Sagunt. A pesar de su "gran timidez", reconocida por él, su cercanía y su sentido del humor fueron patentes en momentos inolvidables de su vida, a su lado la tristeza no tenía lugar.

No sólo puso especial atención en transmitir el mensaje de salvación de Cristo sino que extraía de los documentos de la Santa Sede lo esencial para que todos fueran conocedores del pensamiento del Papa. Sus palabras fueron siempre muy meditadas, fruto de muchas horas de estudio, de reflexiones y de oración, haciendo así de don Vicente un gran orador.Pero él no sólo quiso que sus palabras llegaran a cuantos le rodeaban, quiso ir más allá, quiso también ser escuchado por cualquier persona independientemente de su ideología, raza, religión, etc…

Y al igual que ser escuchado escuchar, ponerse en la piel del prójimo, preocuparse y ocuparse. Aquí se aprecia claramente la influencia de Santo Tomás: su entrega era fruto de su amor a los pobres por Jesús("…en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos, a mí lo hicisteis".Mt. 25,40)

Consciente de que "Dios es Amor y nos dirige hacia Él", don Vicente nos revela con su apostolado un modo nuevo de ver la vida desde la fe,"viendo en Cristo Crucificado y Resucitado la respuesta a nuestros problemas, necesidades, interrogantes y la plenitud de nuestras aspiraciones" y poder así seguir teniendo "motivos para vivir, amar, sufrir y esperar" dando lo mejor de nosotros mismos a los demás: "siempre se puede amar más y mejor",decía.

De todo esto don Vicente dio testimonio a cuantos se acercaron a él buscando la fe, comprensión,…

¿Y por qué la Ciudad de Sagunt le dedica una plaza?

Cada uno tendrá su motivo personal pues son muchos años de vivencias compartidas con don Vicente yeso queda en el corazón de quien lo ha vivido. Otros al ver el nombre de don Vicente (sacerdote) en una plaza tan emblemática recordarán las palabras de Santo Tomás de Villanueva: "el Sacerdote debe ser espejo en el que todos se miren, ejemplar que todos imiten y norma que todos sigan". En definitiva, la ciudad de Sagunt deja patente con este gesto que no quiere que la huella que don Vicente dejó en los saguntinos se borre jamás. Una huella profunda de quien quiso ser sólo de Dios y lo vivió todo para Dios.

Categorías de la noticia

Otras noticias en Morvedre

En l'última part de l'actuació va estar present el mateix artista i interpretà algunes de les seues composicions més destacades
Este element religiós està realitzat pel veïnat

Otras noticias en sucesos

El PSOE elige Paterna por contar su cementerio con más de setenta fosas comunes con los restos de 2.238 represaliados del franquismo
Una de las víctimas estuvo un día en el hospital en observación
Comparte la noticia
Eventos y digitales valencianos, S.L. Todos los derechos reservados
-


Otros productos de Eventos y digitales valencianos, S.L.