Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios y mejorar su experiencia de como usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí.
Entendido
Iniciar búsqueda
Cerrar
TODO ESTO ES MI TELE

Los defectos que debe superar Operación Triunfo para una nueva edición

El regreso de OT a Televisión Española ha sido y es uno de los éxitos de la actual temporada televisiva. El prolífico talent musical encara su recta final con algunos defectos que debe pulir cara a una nueva y posible edición en la cadena pública.
SERGIO DELGADO - 10/01/2018

Casi 3 millones de espectadores siguen cada semana las galas de Operación Triunfo. Muchas de las canciones de cada programa arrasan en descargas, el disco recopilatorio ha triunfado esta Navidad y las firmas de discos arrastran colas durante horas. El fenómeno OT ha vuelto, no hay duda. Aunque, como es normal, muy lejos de aquel OT 1 que revolucionó España a principios de los 2000.

Amaia, rebautizada como Amaia de España, Ana Guerra, rebautizada como Ana War; ese aire a lo Ariana Grande que destila Aitana o ese tufillo a lo Antonio Orozco que seguramente encubre a Cepeda en una brillante carrera en solitario son solo algunos de los protagonistas de la nueva hornada de triunfitos que tras un brillante casting llevado a cabo por Gestmusic se han convertido en algunas de las estrellas del momento más codiciadas de la pequeña pantalla.

Sin embargo, no todo son alabanzas al show de TVE que también tiene sus peros, eso sí salvables. Aunque es preciso que la productora y en buena medida sus protagonistas pulan estos defectos cara a conseguir un show perfecto al 100%. En el positivo, el buen casting anteriormente mencionado, brillantes puestas en escenas, un equipo de profesores a la altura, excelente iluminación y cuerpo de baile, una selección de temas que mezcla canciones de siempre junto a los últimos éxitos del momento y un presentador, Roberto Leal, que ha superado con creces su examen en prime time y que clama a Premio Ondas por los cuatro costados.

Los defectos de OT 2017

El ritmo. Mantener en ocasiones el ritmo de un programa durante tantas horas entraña una considerable dificultad y muchas veces los videos de relleno que apenas aportan absolutamente nada merman el ritmo del show y empujan al zapping.

Empieza demasiado tarde. No tiene la culpa OT de empezar tan tarde pero TVE debería ser más ambiciosa en este sentido y eliminar cualquier access prime time la noche que se emita Operación Triunfo. No es de recibo que el programa termine todas las semanas más allá de la una de la mañana pese a su curva ascendente.

Vestuario. No hay edición de OT donde la caracterización de los triunfitos sea uno de sus puntos más flojos. O los visten de forma exagerada (tan solo hay que ver los estilismos con los que Miriam ha tenido que luchar algunas semanas) o parece que los concursantes se traigan la ropa de su casa (las camisetas básicas estilo Primark de Cepeda)

Las incongruencias del jurado. Sobre todo de Manuel Martos, el jurado que no es ni Joe ni Mónica Naranjo. Ha estado desafortunado en multitud de ocasiones con valoraciones sin sentido. No es de recibo que, sin más, alabe actuaciones como las llevadas a cabo por Mireya en su día y Ana Guerra la semana pasada para más tarde nominarlas porque sí, porque el nivel está alto. ¿Entonces para que tantas cosas positivas?

Los favoritismos. En Operación Triunfo 2017 hay favoritismos, de eso no hay duda. A estas alturas del programa es inviable que concursantes con actuaciones tan malas como ha tenido Miriam siga en el programa y buenas voces como Raoul, Nerea o Mireya hayan dejado el show ante el miedo del programa de colocar a Miriam en la picota.

Lo mismo ocurre con Aitana. Su actuación la semana pasada era nominable, con una voz y una actuación que no transmitió y encima la premiaron como una de las 3 salvadas. Algo similar ocurre con Alfred, otro protegido del programa que no tuvo su noche. Brilló mucho más Ana Guerra pero claro, ¿¡cómo nominar a Alfred?! Colocarlo junto a Roi seguramente sea la expulsión y Alfred, pareja de Amaia, debe estar en la final...

Una cosa está clara, OT es tele y como programa de televisión está ya todo escrito….

Eventos y digitales valencianos, S.L. Todos los derechos reservados
-


Otros productos de Eventos y digitales valencianos, S.L.