Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios y mejorar su experiencia de como usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí.
Entendido
Iniciar búsqueda
Cerrar
LEOPOLDO BONÍAS

Personajes ocultos: del teniente Colombo al crimen de Godella

Comisario de Policía Local
- 23/03/2019
Leopoldo Bonías Leopoldo Bonías

No suelo ver la televisión a media tarde los días laborables pero el pasado jueves me llevé una agradable sorpresa después de cambiar varias veces de canal hasta llegar al de Paramount y ver la inconfundible figura de Peter Falk interpretando al teniente Colombo con su raída gabardina y su viejo coche. 

En la serie, unos de los protagonistas principales es la esposa del policía angelino. Un personaje secundario que en ocasiones resulta principal para el éxito del episodio de turno y que tiene la peculiaridad de permanecer oculto. 

Todo lo que sabemos de los gustos y andanzas de la señora Colombo es a través de las descripciones que nos relata el sagaz investigador de la Policía de Los Ángeles en sus conversaciones con astutos criminales – generalmente de la alta sociedad – a los que en un duelo de inteligencia que parece desigual, acaba siempre desenmascarando mientras el telespectador permanece frente al televisor con la sonrisa en los labios.

Acaba el episodio y vuelvo a cambiar de canal y ahora no tengo más remedio que fruncir el ceño. Hablan de otros personajes. Ya no son de ficción. Son reales como la vida misma y también son anónimos. Permanecen ocultos y sólo se presentan ante la opinión pública cuando algún hecho espeluznante hace que sus atormentadas vidas afloren a la luz. 

Se trata de ancianos, niños o discapacitados psíquicos que indefensos sufren abusos de todo tipo. Los ancianos en residencias en las que malviven olvidados por la sociedad "después de habernos servido bien" como decía la canción de Serrat o incluso en sus propios domicilios en donde sólo son un lastre. Niños a los que las administraciones públicas no protegen como debieran como es el caso de los asesinados recientemente por sus propios padres en Godella. 

Entonces nos preguntamos, ¿pero cómo es posible que con los informes de los que disponía la administración se hayan producido estos hechos?. ¿A qué se debe la lentitud de las autoridades para hacerse cargo de los niños?.

Está claro que los tiempos cambian y así no puede pretenderse, por poner un ejemplo, solucionar todos los problemas sociales con cuatro curas y dos porteros como se hacía a mediados del siglo pasado en España, pero hechos como los ocurridos en el municipio de Godella parecen exigir una profunda investigación y depuración de responsabilidades por parte de aquellos que conociendo la situación familiar no actuaron con la diligencia necesaria cuando por el cargo que ocupaban debieron hacerlo. En ocasiones, la tibieza, el miedo a adoptar una decisión es mucho más grave que una decidida intervención errónea. 

Es cierto que cuesta valorar a veces las situaciones aún disponiendo de información suficiente. Sin embargo, las instituciones públicas están para afrontar los problemas y no para lamentarse de no haber actuado a tiempo,

Categorías de la noticia

Otras noticias en Opinión

Licenciado en Derecho. Especialista en Derecho de los Consumidores.

Otras noticias en sucesos

Una de las víctimas estuvo un día en el hospital en observación
También se le han imputado los delitos de usurpación de identidad y usurpación de funciones públicas
Comparte la noticia
Eventos y digitales valencianos, S.L. Todos los derechos reservados
-


Otros productos de Eventos y digitales valencianos, S.L.