Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios y mejorar su experiencia de como usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí.
Entendido
Iniciar búsqueda
Cerrar
BIRRAS DE AQUÍ

Política

Francisco Adán y Albert Llueca
- 19/05/2016
Francisco Adán y Albert Llueca.
Francisco Adán y Albert Llueca.

Francisco Adán

De un tiempo a esta parte, no sé cuántas legislaturas exactamente, los concejales han acabado por asistir a cada evento social, solidario, cultural, religioso, deportivo, musical, literario, festivo, feriado, político y diría que onomástico que se ha celebrado en Sagunto.

Parece que los ediles han de acudir porque está en su sueldo. No sé cuándo se cruzó esa línea de lo razonable que era acudir, únicamente, a aquellos eventos de notoria relevancia o cuándo todo lo que se hace en esta ciudad-pueblo es tan importante como para que acudan las autoridades municipales.

Pero ya se ha creado el hábito. Ahora asistir a todos menos a unos eventos supone una temeridad que le puede costar algún que otro voto al político que, insensato, prefiere pasar su tiempo libre con su familia, amigos, animales de compañía, libro o video consola en lugar de acudir a una de las múltiples cenas que organizan diversas asociaciones por poner un ejemplo.

Claro que si me pongo del lado de quienes lo organizan e invito a una autoridad y esta decide no venir peo sí acudir a otra, podría pensar que el concejal, el partido y por extensión, el Ayuntamiento, tiene algo contra mí y, peor aún, a favor del otro. Esto podría generar en mi cierta sensación de trato desigual.

Si yo fuera alcalde o concejal (mejor alcalde o concejal de importancia que, oiga, puedo acabar de diputado en cortes valencianas o en las españolas) no tendría tan claro que fuera mi obligación acudir a cada uno de los eventos que se organizan y mucho menos si eso perjudicara a mi familia.

Por eso valoro mucho más a aquellos que lo hacen. Realizan un gran sacrificio personal; sus sábados, sus domingos, sus festivos, desaparecen durante cuatro años, ocho si repiten. Ese sacrificio, desde luego, debería verse recompensado de la forma que los votantes debemos recompensar al político que se preocupa por las iniciativas de sus conciudadanos: votándoles.

No obstante, esto, creo que hemos cruzado una línea de lo razonable, a este paso, en mi cumpleaños tendré presencia institucional. Albert no cuenta, que es amigo.

Albert Llueca

SAGUNT

Si, hui faré un anàlisi diferent. Espere que em perdonen els fallers i falleres de la comarca, però compararé la política amb la festa de les falles. Tot bé per aquella necessitat de que tenen els polítics de fer-se la foto i d'estar presents en tot, inclús a voltes, ocupant llocs que no els pertoca.

Comencem. Tal i com podem llegir envalenciaplaza.com, sol explicar el productor audiovisual Francesc García -pioner en les retransmissions de Falles de Canal Nou- que gràcies a que en l'ofrena sempre treien a les falleres plorant van acabar forçant al fet que totes hagueren de soltar alguna llàgrima si volien aparèixer en la tele. Igual que passa en la política.

El meu amic Xavier Serra, responsable de Malalt de Falles, sempre ho explica igual, des de qualsevol punt de vista que s'analitze, la presència de la fallera major (alcalde) és excessiva. Tant a nivell mediàtic, ocupant la immensa majoria d'espai en els mitjans de comunicació oficials o no, a nivell físic, assistint a infinitat d'actes ja que les comissions (entitats, associacions, etc...) consideren que un acte té més rellevància si la fallera major (alcalde) està i demanen la seua assistència garantint-se l'aparició en la web oficial, que segueix sent el diari de la fallera major (de l'equip de govern en esta legislatura que no de l'alcalde) -es diu amb no poques dosis de realitat i sorna quefallas.comés en realitatfalleramajor.com, igual que si ferem el mateix ambsagunt.essi totes les noticies foren de l'Alcalde o estiguera en totes les fotos-.

En definitiva, si férem una analogia en els models teocentrista vs antropocentrista, podríem concloure sense por d'exagerar que avui l'Ajuntament ha deixat de ser 'alcaldecentristes' i s'ha convertit en 'Ciutatcentristes'.

S'ha de vendre i potenciar la ciutat i tots els actors i actrius que en ella intervenen, no sols la figura de l'alcalde si no de tots els regidors i regidores que estan a l'equip de govern. Així doncs els principals emblemes de la nostra ciutat no durien de ser l'Alcalde con a "ent" si no els valors associats a les seues gents, els valors socials positius conseqüència del major teixit associatiu, fer barri, convivència, conservació... En resum, els emblemes de la ciutat han de ser els seus valors culturals i socials que genera.

Categorías de la noticia

Otras noticias en Opinión

Profesora y delegada de Educación del sindicato CSIF

Otras noticias en sucesos

El PSOE elige Paterna por contar su cementerio con más de setenta fosas comunes con los restos de 2.238 represaliados del franquismo
Rompieron la puerta y se llevaron algunas cosas de su interior
Comparte la noticia
Eventos y digitales valencianos, S.L. Todos los derechos reservados
-


Otros productos de Eventos y digitales valencianos, S.L.