Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios y mejorar su experiencia de como usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí.
Entendido
Iniciar búsqueda
Cerrar
ESTRENO

Valencia acoge el estreno mundial de Star War

18 de diciembre de 2015, una nueva entrega de la saga galáctica más conocida por todos, El despertar de la fuerza, llega a las pantallas de los cines
PALOMA SILLA - 19/12/2015

Homenaje a medio gas

18 de diciembre de 2015, una nueva entrega de la saga galáctica más conocida por todos, El despertar de la fuerza, llega a las pantallas de los cines. Y lo hace a medio gas. No es una mala película. Y es considerablemente superior a la ignominiosa precuela pergeñada hace década y media por el padre original de la ópera galáctica, George Lucas, aunque deja el regusto amargo de que le falta algo.

Comienza el film con la fanfarria de John Williams y las letras marchando por el fondo de la pantalla, puro Star Wars. Y con ellas el homenaje continuo que el director de esta película, J.J. Abrams realiza. Y es que El despertar de la fuerza va orientada casi más a los viejos carrozas que disfrutamos de la primera que a las nuevas generaciones, aunque los más jóvenes también podrán disfrutar.

No contaremos prácticamente nada del argumento, que por otro lado no deja de ser una excusa para que el director, conocido por la serie Perdidos o por revitalizar una, en opinión de muchos, moribunda Star treck con dos películas magníficas, realice continuos guiños a los seguidores de la saga, que 32 años después han dejado de ser niños para ser los padres que arrastran a sus hijos al cine.

Fui al estreno y la sala estaba a mitad. El hecho de que fuera en 3D y la hora, 0.05, no invitaban a ir. Pero el público estaba rendido de antemano y dispuesto a que le gustase.

Lo mejor que se puede decir de El despertar de la fuerza es que se deja ver sin problemas. No se hace pesada y a pesar de que como película no es un producto redondo, sí que cumple sobradamente. Y, desde luego, es mucho más Star Wars que la precuela, desde luego. Y ese quizás sea su principal problema, que es demasiado parecida estructuralmente al episodio IV, Una nueva esperanza.

Los actores de la saga clásica nos hacen ver que los años no pasan en balde para nadie. Y es en Harrison Ford, ese contrabandista gamberro llamado Han Solo, en quien más se notan los estragos de la edad. Sin embargo ver de nuevo reunidos como dúo a Chewaca y a Solo es impagable. Ver a Carrie Fisher (Leia Organa) tan recuperada de sus problemas de salud nos hace sonreír por la magia del cine y hay que reconocer que Mark Hamill se muestra bastante impresionante en su papel de un maduro Luke Skywalker.

Esta película, al fin y al cabo, es un puente intergeneracional entre esta vieja guardia y la que entra, con unos personajes relativamente bien logrados como Poe (Oscar Isaac), Finn ( John Boyega) y , sobre todo, una Rey (Daisy Ridley) que se antoja el gran descubrimiento de esta saga y un Kylo Ren (Adam Driver) al que se ama o se odia, sin término medio.

No obstante, y sin duda, el protagonista absoluto es BB8, el simpatico droide blanco y naranja que hace las delicias de peques y mayores.

¿Entonces, qué es lo que falla? La cinta recurre constantemente a las llamadas de la nostalgia para cubrir los fallos y notorios fallos del guión y el ritmo es en ocasiones farragoso y desustanciado. La música no destaca por ningún tema especialmente (al menos en la más que mediocre La amenaza fantasma sonaba el glorioso Duel of the Fates), por lo que no existe la epicidad de entregas anteriores. Y el guión es un cúmulo de casualidades galácticas que hace ver a las claras, casi con grosería, los hilos narrativos que conducen la obra.

La sensación de deja vu es constante, un "esto ya lo he visto" que hace que como recuerdo y homenaje funcione a la perfección, pero que como película en sí misma quede algo coja, ya que le falta energía. Ahora bien, tiene alguna escena podría llegar a pasar a la historia del cine y a nuestro imaginario social, aunque nada parecido al "yo soy tu padre" de El Imperio contraataca.

En resumen, Star Wars es una película digna, casi a la altura de la saga original, pero limitada narrativamente. Un espectáculo visual y un goce para los sentidos, pero en la constante batalla entre el homenaje y la autoparodia. Le ha faltado a su director un pequeño empujón extra para hacer de El despertar de la fuerza una película redonda en sí misma.

Y dicho esto, a esperar a la siguiente, que ya queda poco. Y a los que no hayáis ido todavía, un consejo, id. Antes de que alguien cometa un desliz y desvele el mejor secreto de esta película.

Categorías de la noticia

Otras noticias en Cine

L'actriu Hanna Schygulla ha sigut la protagonista d'este homenatge, amb la seua presència a la projecció del film mut "Las aventuras del príncipe Achmed", amb música en directe
El Institut Valencià de Cultura dispone por primera vez de un espacio propio en la zona "Cinema from Spain"

Otras noticias en sucesos

Una de las víctimas estuvo un día en el hospital en observación
Siguió a uno de ellos por varias calles y regresó al lugar cuando las víctimas estaban con los agentes
Comparte la noticia
Eventos y digitales valencianos, S.L. Todos los derechos reservados
-


Otros productos de Eventos y digitales valencianos, S.L.