Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios y mejorar su experiencia de como usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí.
Entendido
Iniciar búsqueda
Cerrar
SUSANA GISBERT

Verano enlazado

Portavoz de la Fiscalía Provincial de València
- 13/09/2018
Susana Gisbert.
Susana Gisbert.

Ahora que todo – o casi todo- el mundo ha vuelto de vacaciones, incluida esta columna, es un buen momento para hacer un pequeño balance de un verano que ya va poniendo el cartel "the end"

Aparte de cotilleos varios, divorcios, casamientos, peleas familiares y saraos múltiples, hay algunas cosas que recordaremos de este estío. O que deberíamos recordar.

La primera es que, después de muchos años, se ha acordado la exhumación de Franco. No me voy a extender sobre ello, que ya han corrido, y correrán, ríos de tinta. Pero sí me gustaría hacer hincapié en algo que me sorprendió y me preocupó a partes iguales. Mi hija de 17 años me comentó, al respecto de esta noticia, que había mucha gente de su edad que decía que estaba harta de ese tema, que lo de Franco no había sido para tanto.Tal cual lo digo.

Y lo peor es que esos mismos adolescentes bailan despreocupadamente al ritmo de un Maluma -o similar- que destila machismo por todos sus poros sin darse cuenta ni siquiera de las barbaridades que dice, Quizás piensen que tampoco es para tanto. Y, posiblemente, tampoco tengan idea de cuantas mujeres ha asesinado la violencia machista este verano, ni este año, ni siquiera este siglo.

No sé qué hemos hecho mal, pero mucho tiene que ser para que a estas personitas, a punto de entrar en la mayoría de edad, les importen un comino estas cosas. Pero mal vamos.

Aunque, si pensamos cómo nos comportamos los adultos, tampoco podemos pedir peras al olmo. El numerito de la puesta y quitada de los lazos amarillos me ha recordado poderosamente a una anécdota de mi hija –en este caso la mayor- cuando no tendría más de cuatro años. Como quiera que yo, madre primeriza, me empeñara en debutar como mamá de muñeca repollo llenándola de lazos, la niña se rebeló. Se negó –y se sigue negando, ahora ya mayor de edad- a llevar lazo alguno, y se los arrancaba de allá de donde los viera. La sorprendí con esa edad arrancándoselos de la ropa interior que con toda la ilusión le había comprado su abuela, también primeriza en estas lides. Y mira tú por donde que ahora, viendo esas escenas en la tele en que poner o quitar lazos se convierte en razón de estado, me acuerdo de mi hija y sus rabietas. Y no es para menos.

Y, para redondear el verano, hemos tenido los dos crímenes que han reactivado todas las escalas de morbo posibles. El que han dado en llamar de "la viuda negra de Alicante" y el del concejal de Llanes. Dos asuntos dramáticos que han hecho que televisiones y periodistas sin escrúpulos se froten las manos. La excusa perfecta para poner el circo mediático en marcha. Que no nos falte de nada. Entrevistas con personas relacionadas, conjeturas varias, opinadores, supuestas exclusivas sin dejar atrás a algún vecino en busca de su minuto de gloria, que siempre los hay. Más de lo mismo.

Así que ha sido un verano de lo más variado. O de lo menos, porque lo importante sigue ahí y parece que poco importa. Y, como no espabilemos, las generaciones futuras no nos mejoran, visto lo visto.

A ver si con lo de no cambiar la hora cambia algo, para variar.

SUSANA GISBERT

(TWITTER @gisb_sus)

Categorías de la noticia

Otras noticias en Opinión

Coordinador de Canyamelar en Marxa

Otras noticias en sucesos

Detenidas 20 personas y realizados cinco registros en los que se intervino abundante documentación, además de terminales móviles y tarjetas bancarias
La Policía Nacional investiga las circunstancias de la muerte del hombre de 27 años hallado en la zona norte de la ciudad
Comparte la noticia
Eventos y digitales valencianos, S.L. Todos los derechos reservados
-


Otros productos de Eventos y digitales valencianos, S.L.