Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios y mejorar su experiencia de como usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí.
Entendido
Iniciar búsqueda
Cerrar
SUSANA GISBERT

Ya están aquí

Portavoz de la Fiscalía Provincial de València
- 07/12/2017
Susana Gisbert. FOTO EPDA
Susana Gisbert. FOTO EPDA

Ya están aquí de nuevo. Aunque el frío ha tardado en llegar, lo ha hecho otra vez, y con él han llegado de nuevo las guirnaldas, los brillos, los oropeles y toda la parafernalia que anuncia la Navidad.

El chico del anuncio ya vuelve a casa un año más, y la tele se llena de perfumes, de juguetes, de turrones y de miles de promesas anticipadas por el anuncio de la lotería, que nos ha resultado un poco marciano, en el sentido más literal de la palabra.

Y siempre me hago la misma pregunta. Aunque podríamos consumir turrones y cava todo el año, parece que ahora es más adecuado. Hasta ahí vale. Vale también lo de los juguetes, que por algo las fiestas son para los más pequeños de la casa y hay que darse prisa en meterles por los ojos todo lo que quieran pedir en sus cartas a Papá Noel, a los Reyes Magos o a ambos.

Pero ¿alguien me puede explicar por qué esa manía de los perfumes? ¿Es que solo se tiene que oler bien en Navidad? ¿No necesitamos perfumarnos el resto del año? Y además, también me he preguntado siempre qué tendrá que ver el aroma de cada cual con las imágenes con las que se relacionan, desde aquel Jacques al que debe seguir buscando la chica de la cazadora de cuero.

Aunque entre todos los anuncios sigo mirando con especial cuidado los de juguetes. Y sigo viendo cosas que no me gustan. Niñas que solo se emocionan con maquillajes y purpurina mientras los niños se dedican al fútbol y a salvar al mundo. Cocinitas, bebés y muñecas para ellas y juegos de acción para ellos. Y, aunque se ven algunos avances de cara a la igualdad, todavía queda un mundo de pasillos rosa y estereotipos por superar.

Y no solo son los juguetes. También son esas estampas navideñas donde las mujeres se afanan en preparar las mejores viandas, ayudadas por el supermercado que hace las mejores ofertas o por los más modernos electrodomésticos que dejan la casa tan brillante que ni el pedante del mayordomo del algodón tiene nada que decir. Y lo peor es que esa estampa se acerca más a la realidad de lo que nos gustaría reconocer.

Así que podríamos aprender de Papá Noel y los Reyes Magos, que hacen todo el trabajo sin esperar a que ninguna Mamá Noela ni Reina Maga les haga la cena ni les planche las capas, y pedirles, de paso, que para estas fiestas nos regalen un poquito de igualdad de la buena, mucho más útil que la mirra ésa que nadie sabe aún para que sirve.

Yo creo que ya toca. Que llevamos muchos años pidiéndola y nunca llega. Y, ya puestos a venirme arriba, cuando llegue el día 22 de diciembre y los niños y las niñas de San Ildefonso canten el número de lotería que no llevamos, podamos decir que, además de la tan trillada salud, nos queda la igualdad que vino para quedarse para siempre. Que no hace falta ir hasta Marte para buscarla.

Categorías de la noticia

Otras noticias en Opinión

Concejal del Partido Popular del Ayuntamiento de València
Concejala del PSPV-PSOE del Ayuntamiento de València

Otras noticias en sucesos

Viñeta publicada por ElPeriodicodeAqui.com
Según la Policía Local, los ocupantes de la patera les han dicho que habían llegado a tierra entre quince y veinte personas, por lo que el dispositivo para localizar al resto sigue en marcha.
Quizá te interese...

Comparte la noticia
Eventos y digitales valencianos, S.L. Todos los derechos reservados
-


Otros productos de Eventos y digitales valencianos, S.L.