PETRÉS
Petrés logra la financiación para iniciar la restauración del Castillo
La Diputación de Valencia aprueba una subvención de 16.800 euros para elaborar el Plan Director
M. MARTÍNEZ - 05/05/2016
El alcalde de Petrés con el vicepresidente tercero de la Diputación en el Castillo. EPDA
El alcalde de Petrés con el vicepresidente tercero de la Diputación en el Castillo. EPDA

Comienza la cuenta atrás para la recuperación del Castillo de Petrés, el monumento más emblemático de esta localidad de La Baronia. El alcalde, Pere Peiró, ha comunicado a El Periódico de Aquí que la Diputación de Valencia ha firmado ya el convenio de colaboración para subvencionar el Plan Director, que marcará las directrices de la rehabilitación de la fortificación.

La ayuda de la Corporación provincial alcanza los 16.800 euros y un equipo de profesionales de la Universitat Politècnica de València (UPV) elaborará dicho Plan Director. "Este documento incluirá las catas que se deben realizar en el entorno del monumento y el proyecto definitivo para poner en valor el Castillo", ha detallado el primer edil.

Cabe destacar que el Castillo de Petrés se encuentra en un estado de deterioro importante, debido a la ausencia de actuaciones en el monumento durante los últimos años. Ante esta situación, el alcalde y su equipo buscaron la financiación para poder reflotar este emblema de la localidad. Y lo han conseguido.

Por el momento, el Ayuntamiento, a instancias de la Conselleria de Cultura, va a vallar el monumento, para evitar los expolios, y va a reparar un muro de contención del mismo ante el posible riesgo de desprendimientos. Estas actuaciones se van a llevar a cabo con los PPOS de la Diputación de Valencia de este año, con un presupuesto de unos 5.000 euros.

El Castillo de Petrés, también conocido como Casa-Castillo del Barón de Petrés, es Bien de Interés Cultural (BIC). Se construyó en el siglo XIV y tuvo una función más residencial que militar. Es una fortaleza de planta cuadrada, completamente amurallada y defendida por torreón almenado. El cuerpo principal del edificio, que se alza sobre un amplio alto desde el que se domina el camino viejo de Sagunto, constituye una muestra de palacio gótico valenciano. El edificio ha sido expoliado y abandonado. Ha desaparecido la capilla, aunque todavía pueden verse los restos del pozo y aljibe del castillo. El estado de ruina es especialmente visible en el interior de la fortaleza.