SUCESOS
Intervienen 26 objetos de marfil de elefante en Alicante e investigan a tres personas
Esta intervención forma parte de la operación Lifram, iniciada en noviembre pasado y enmarcada dentro del Plan de Acción contra el Tráfico Ilegal y el Furtivismo Internacional de Especies Silvestres
EFE - 03/04/2019
Artículos de marfil recuperados en la operación, en una imagen de la Guardia Civil.
Artículos de marfil recuperados en la operación, en una imagen de la Guardia Civil.
Veintiséis objetos de marfil de elefante Africano y Asiático, dos especies incluidas en el más alto grado de protección, han sido incautados por la Guardia Civil de Alicante, que investiga a dos anticuarios y a otra persona por supuestamente comerciar estas piezas de manera ilegal por Internet.
Esta intervención forma parte de la operación Lifram, iniciada en noviembre pasado y enmarcada dentro del Plan de Acción contra el Tráfico Ilegal y el Furtivismo Internacional de Especies Silvestres, dirigido por el Ministerio para la Transición Ecológica, según un comunicado del instituto armado.
En dicho operativo, los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil han realizado inspecciones en diferentes localidades de la provincia de Alicante, que se ha saldado con la aprehensión de 26 objetos de marfil de elefante Africano y Asiático y la investigación de tres personas.
Según la misma fuente, el valor en el mercado negro de cada pieza requisada oscila entre los 68 euros, la más pequeña, y los 1.900, la más grande.
Estos objetos han quedado depositados en dependencias de la Administración Principal de Aduanas en Alicante, a disposición de la autoridad judicial.
Además, se ha solicitado a la Autoridad Administrativa del Convenio CITES la autenticidad de las partes protegidas y su valoración económica total.
La nota de prensa asegura que el elefante Africano y el Asiático son dos especies que cuentan con el más alto grado de protección por el Convenio CITES y el Reglamento (CE) 338/97.
Los que trafiquen de manera ilegal con estas especies protegidas pueden incurrir en un delito tipificado en el vigente Código Penal, que prevé penas de cárcel de seis meses a dos años o multa de ocho a veinticuatro meses.
Además, según la Guardia Civil, la pena se impondrá en su mitad superior si se trata de especies o subespecies catalogadas en peligro de extinción.