PABLO GARCÍA MEDRANO
¡A la tercera va la vencida!
CANDIDATO AL SENADO POR VALÈNCIA
PABLO GARCÍA MEDRANO - 12/04/2019
PABLO GARCÍA MEDRANO
PABLO GARCÍA MEDRANO

Días. En pocas ocasiones una palabra remueve tantas emociones, inquietudes o sentimientos encontrados. Al menos, es lo que para mí representa el tiempo que queda para la que, probablemente, sea una de las citas más importante de los españoles en democracia. Pensaba en ello en un momento en el que, como un barrido fugaz, me venían a la mente distintas imágenes, palabras y momentos vividos en España en un periodo reciente. Y me preguntaba: ¿buenos, malos, pésimos? Sí, efectivamente, de todo un poco. Grotescos, incluso, si ahondamos en un terreno político donde el frankenstein gobernante de los últimos 10 meses ha sido el trampolín de propuestas en las que, el sinsentido, ha sido el principal actor.

Y, puesto que, precisamente, es mi intención que esos momentos prósperos sean los que prevalezcan, como ya hice en 2015 y 2016, me presento, por tercera vez, como cabeza de lista del grupo Ciudadanos al Senado por Valencia. En definitiva, para dar voz a todos aquellos que velan por la moderación, el sentido común y una política útil que permita mejorar y hacer más sencilla la vida de las personas, haciendo de la corrupción un recuerdo difuso y, de la imposición, un proyecto fallido.

Así, mi tercera candidatura se une a los tres pilares fundamentales con los que pretendo defender la igualdad, la solidaridad y la justicia entre los ciudadanos. Tres conceptos que deberían ser intrínsecos en una sociedad con vistas a un futuro próspero y moderno, pero que han brillado por la ausencia de la razón de un bipartidismo ya caduco. Y hablo de igualdad porque, precisamente, Ciudadanos nació en Cataluña hace 14 años para asegurar que ningún español esté por encima de la ley, frente a las constantes amenazas de nacionalistas e independentistas alentados durante tantos años por PP y PSOE, en sendos gobiernos en los que han mirado hacia otro lado. Y mucho menos si el actual cobija en casa al propio monstruo de la mano de Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, Convergència y PNV. Quizás por eso seamos hoy el partido más votado en Cataluña y el único capaz de lograr la convivencia social, la unidad, y evitar esa diferencia entre lo que parecen ser ciudadanos de primera y de segunda, según el lazo que lleves.

Sin embargo, ¿a quién le extraña que la solidaridad entre unos y otros sea una especie de utopía? La propia financiación autonómica refleja claramente los vaivenes de los intereses políticos en función de aquello de "si tú me apoyas, yo te doy". De ahí, sin ir muy lejos, el cuponazo vasco de 1.300 millones de euros anuales que, por cierto, subscribió el Partido Popular, con Ciudadanos como el único partido en votar en contra. La financiación justa para todas las comunidades autónomas será una medida por la que comencemos a elaborar los cimientos de lo que debe y debería haber sido siempre España: igualitaria en cada territorio.

No obstante, no encontramos más definición a la injusticia que la protagonizada hace unos días con la aprobación de la Ley de Abusos Policiales que pretende, nada menos, equiparar supuestos actos de la Guardia Civil durante 1979 y 1999 con los asesinatos generados por la banda terrorista ETA. PNV fue el primero en apretar el botón para su puesta en marcha, con la cómplice abstención de Eh Bildu y Podemos, en su intento rutinario de blanqueo del entorno a la organización criminal. Lo que resulta aberrante es que sea el PSOE vasco quien haya dado el sí también en este retrato de la vergüenza, que no hace otra cosa más que denigrar a víctimas y desprestigiar a policías y guardias civiles, por cierto, foco en el gatillo hace tan solo unos años de los compañeros de terroristas como Otegi.

Les puedo asegurar que Ciudadanos por justicia siempre tenderá la mano a las víctimas y, como siempre ha demostrado, defenderá la labor de los cuerpos de seguridad y defensa del Estado. Igualdad, solidaridad y justicia, una tercera oportunidad y tres motivos para cambiar España.