Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios y mejorar su experiencia de como usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí.
Entendido
Iniciar búsqueda
Cerrar
JUAN VICENTE YAGO

Bufón

Escritor *
- 13/07/2019
Juan Vicente Yago Juan Vicente Yago

No disimules. No actúes como si no hubiera pasado nada, como si nada hubiese cambiado. No te niegues a ti mismo la realidad. Se han enterado todos, y tú sigues dando la barrila con los decretos, las normativas, los reglamentos internos y las milongas. 

Puedes divertirte cuanto quieras -u ocultarte, que las palabras tienen muchos usos-, pero tarde o temprano habrás de aceptar tu nuevo estado, esa mudanza que la rebelión de las masas y la estupidez legal han operado en tu oficio. Porque sigues dedicándote a enseñar, pero ya no eres profesor; sigues calificando, pero ya no tienes la última palabra; sigues intentando poner orden, pero sin autoridad ninguna. 

Entras, pero como si no entraras; hablas, pero como si callaras; regañas, y como si nada; contorsionas el rostro, levantas la voz, gesticulas, amenazas, pero cosechas risitas, insolencias y sarcasmos. Tu indumentaria, siendo la misma, se ha convertido en otra; tu presencia real ha sido sustituida, misteriosamente, por una especie de holograma que todo el mundo puede ver menos tú; has empezado a notar un extraño tocado, un gorro infamante que se balancea sobre tu cabeza, un pulpo invertido con las patas rematadas en cascabeles, un sombrerote multicolor que te cubre de oprobio y que no te puedes quitar porque sólo es un ectoplasma, una visualización fantasmal de las humillaciones que te han echado encima por imperativo legal. Mira y horrorízate; contempla, tembloroso, impotente, mudo, el espejo que son tus alumnos: ya eres un bufón hecho y derecho, un bufón de los pies a la cabeza, un bufón en toda regla, un enano, una menina, un fenómeno, un ente deforme para la irrisión del respetable. 

Ya eres otro del que fuiste; ya te han alterado la esencia; ya no sirves para lo que acostumbrabas. Alguien ha vertido en tu voluntarismo, en tu preparación, en tu dignidad y en tu seriedad un filtro desconocido, una pócima de propiedades reductoras que te ha dejado tamañito. 

Así que tu cometido, a partir de ahora, es humorístico. Estás ahí para ser blanco de mofas, para sacar la testuz por el agujero de un cortinón y recibir los tomatazos y los insultos de la clientela. Bufón eres, no lo niegues. Acéptalo y mitigarás tu amargura. 

Un bufón como la copa de un pino; un bufón de marca mayor; bufón de solera y tronío, gloria y prez de la bufonería renacentista. La profesión bufonesca vuelve a cotizarse desde que muchas familias han perdido el interés por la instrucción de sus hijos y han empezado a usar el colegio como albergue juvenil. 

Saca, pues, del marsupio tus mejores habilidades; rómpete los cuernos averiguando cómo compensarás la galbana de tus pupilos; haz gala de tu mayor elocuencia y luego, exhibiendo tu mejor semblante, recoge las cuchufletas, las befas y los excesos de confianza con que serás obsequiado. Goza de tu nuevo empleo; invéntale, si eres capaz, un lado bueno; consuélate como puedas y marcha camino adelante, que más cornadas da el hambre.

 Formas parte del colectivo albardán, tan cortesano, tan español. Eres una María Bárbola, un Sebastián de Morra, un Francisco Lezcano -el niño de Vallecas-; o has venido a serlo, sin saber a ciencia cierta cómo. 

Pero no te ilusiones, que a ti no te otorgan la misma consideración que Velázquez otorgó a sus enanos: tú eres una diana para dardos, un centro de todas las burlas, un hazmerreír con visos de chivo expiatorio, un fantoche, un bufonazo sin otra opción que la fuga. Escapa del miasma opresivo, asfixiante que te rodea. 

Recupera tu identidad. Vuelve a ser tú. Desencájate de la cabeza ese insufrible, impropio, denigrante multicornio de cascabeles.

*Puedes contactar con Juan Vicente Yago y opinar sobre su artículo escribiendo a juviyama@hotmail.com

Categorías de la noticia

Otras noticias en Opinión

Alcaldessa de Paiporta
Vicepresidente tercero de la diputación de València y alcalde de Mislata

Otras noticias en sucesos

También se le han imputado los delitos de usurpación de identidad y usurpación de funciones públicas
Según ha informado el Consorcio Provincial de Bomberos en un comunicado, este servicio ha iniciado el rescate a las 11.00 horas de hoy
Comparte la noticia
Eventos y digitales valencianos, S.L. Todos los derechos reservados
-


Otros productos de Eventos y digitales valencianos, S.L.