Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios y mejorar su experiencia de como usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí.
Entendido
Iniciar búsqueda
Cerrar
FRANCISCO LÓPEZ PORCAL

El último tranvía

Escritor
- 20/04/2019
Foto Finezas/Colección Joan Lluis Llop. Foto Finezas/Colección Joan Lluis Llop.Francisco López Porcal Francisco López Porcal

Decía el ingeniero y urbanista Kevin Lynch que aunque las líneas generales de los rasgos urbanos pueden mantenerse durante cierto tiempo, los detalles cambian constantemente y "solamente se puede efectuar un control parcial sobre su crecimiento y forma. No hay un resultado definitivo, sino una sucesión ininterrumpida de fases". 

Desde una perspectiva histórica, los elementos urbanos que atraen la mirada del artista constituyen la génesis de los símbolos que perviven durante mucho tiempo hasta que desaparecen motivados por el crecimiento de las ciudades. 

Dentro de estos elementos urbanos caracterizados como móviles, son sin duda alguna los tranvías, aquellos que colaboran en la identificación del espacio imaginario de las ciudades. En este sentido Valencia no ha sido ni es una excepción. 

Desde la aparición del primer tranvía de tracción animal en 1876 uniendo el centro de la ciudad con el Grao, adoptando más tarde la técnica del vapor en 1892 y electrificándose las líneas durante los primeros años del siglo XX, lo cierto es que los tranvías han transformado y caracterizado el paisaje urbano de la capital del Turia. 

De esta forma, el cableado aéreo, la disposición de los raíles, así como los diferentes modelos de unidades que han circulado por las calles valencianas han ido configurando y a su vez identificando un periodo histórico en cada caso concreto, asociando además el tipo de publicidad anunciada, reflejo de la vida diaria del momento, como reclamo a la vista de los transeúntes y viajeros: "Esmalte dental el Torero", "Anís Castellana", "Viker", "Lejía los Tres Ramos", "Cocinas Corberó" y tantos otros anuncios de limpieza, aseo personal, belleza y la comodidad de las marcas más avanzadas de electrodomésticos, que como ahora, bombardeaban con una serie de productos para mejorar la vida del ciudadano de a pie.

El imaginario de Valencia ha recogido algunos episodios en los que el tranvía se ha convertido en un personaje más de la trama. No solo en Tranvía a la Malvarrosa (1997), de Manuel Vicent, el protagonista descubre el amor a una joven que sigue el trayecto circular del tranvía por el redondel de circunvalación, sino que en Gràcies per la propina, de Ferran Torrent, los hermanos Ferran y Pepín Torres, muestran su sagacidad y atrevimiento a la salida de clase para aparentar un roce erótico ante las ingenuas jóvenes del colegio Jesús y María en un tranvía repleto. 

Sabían de memoria el tramo de la vía donde el vehículo efectuaba un vaivén, que les proporcionaba un mayor rendimiento sin la más mínima sospecha. En un ambiente totalmente distinto, el periodo de posguerra, Frederic Martí, nos relata en La ciutat trista, una Valencia triste y sórdida en un ambiente de silencio y miseria que tenía su correspondencia en el semblante lleno de incertidumbre de los pasajeros del tranvía, unos convoyes descoloridos y oxidados, como cajas llenas de cadáveres, decía Martí.

En junio del próximo año se cumplirán cincuenta años del último tranvía antiguo que circuló por Valencia, un modelo nuevo, alargado, visible en las calles en 1943 para dar servicio a los poblados marítimos, toda una avanzadilla del nuevo transporte que la ciudad necesitaba, con ruedas más ocultas, puertas plegadizas y un interior mucho más amplio. 

A partir de 1970, el trolebús primero y después el autobús, comenzaron a cambiar el panorama urbano de una ciudad que cerraba un capítulo histórico de más de noventa años en materia de transporte urbano. Sin embargo veinticuatro años más tarde, Valencia se convertiría en la primera ciudad de España en introducir en el tranvía moderno que conocemos hoy.

El abandono y el desguace hicieron que gran parte de este interesante material desapareciera para siempre. No obstante, los antiguos talleres de FGV de Torrent guardan diverso material restaurado de estos tranvías, incluso unidades del antiguo trenet, que esperan a ser expuestos en aquel llamado Museo valenciano del transporte que en su día tanto se habló para ser ubicado en la nave número 4, obra del arquitecto modernista Demetrio Ribes del recién inaugurado Parque Central. N

ada se ha vuelto a hablar sobre este tema y como tantos y tantos buenos propósitos nacidos en esta ciudad, me temo que también haya caído en el olvido. Nuestros gobernantes deben valorar que la idea propuesta no es baladí, pues sería una buena ocasión para que las nuevas generaciones conocieran un aspecto importante de la imagen urbana de Valencia que el tiempo se llevó, lejos del metro y del nuevo tranvía que tomamos hoy con toda naturalidad. La nueva Administración nacida de las próximas elecciones debía considerarlo. Pero ya se sabe, el acervo cultural de esta ciudad no parece convertirse en su objetivo prioritario.

Categorías de la noticia

Otras noticias en Opinión

Fiscal de delitos de odio de València

Otras noticias en sucesos

El propio arrestado que ya había sido detenido en este nuevo caso de violencia machista, apuñala a la mujer en el garaje de su casa
Los bomberos han extinguido al mediodía de hoy un incendio en un autobús de línea regular en la carretera CV-35 (pista de Ademuz). Aún se desconocen las causas del fuego por el que, afortunadamente, no ha habido que lamentar daños personales.
Comparte la noticia
Eventos y digitales valencianos, S.L. Todos los derechos reservados
-


Otros productos de Eventos y digitales valencianos, S.L.