Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios y mejorar su experiencia de como usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí.
Entendido
Iniciar búsqueda
Cerrar
David Expósito

El mal endémico de Ciudadanos

Ex-concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Loriguilla
- 21/06/2019
David Expósito. / epda David Expósito. / epda

Endemia significa "enfermedad que reina habitualmente en un país o comarca", por lo que el concepto 'mal endémico' reviste un carácter fuertemente negativo sobre lo que se quiere describir.

En el contexto político el mal endémico por excelencia ha sido y sigue siendo la corrupción. Otros males con la misma importancia describen también la mala praxis de ciertos servidores públicos en España: el abuso de poder, el nepotismo, el caciquismo. Todo ello bien se resume en un concepto que (¡vaya la ironía!) bautizó Ciudadanos.

El mal endémico de Ciudadanos en la Comunidad Valenciana se concreta y ve su reflejo en la rama institucional y la orgánica:

Ayer nos despertábamos con la noticia de que Ciudadanos ya ha elegido a los nuevos diputados provinciales para València. Ellos son Juan Córdoba, secretario de organización en la provincia y concejal por Paterna, Jesús Gimeno, secretario de acción institucional y edil en Moncada, y Rocío Gil, concejal en la ciudad de València. Los nombramientos resultan aparentemente normales, sin embargo, el partido incurre en los siguientes vicios: los concejales electos en la provincia de València no han tenido ni la más mínima información de cómo se realizaba el proceso de selección y nombramiento de los diputados provinciales, por lo que tampoco han tenido la oportunidad de poder presentarse a dicha selección; no han podido, por lo tanto, votar por diferentes propuestas de diputados, puesto que sólo hay una opción; y por último, los propios concejales de la provincia se han enterado antes por la prensa que por el propio partido, cuestión que ya no resulta sorprendente, porque incluso el Whatsapp del partido en la Comunidad Valenciana fue restringido antes de las elecciones municipales del 26 de mayo, por lo que ningún concejal podía dar su opinión por el único medio existente para ello. Lo que se resume en oscurantismo, amiguismos, falta de transparencia y nula democracia interna.

Estos vicios se corregirán el día en que cuenten con la opinión de todos los afiliados y afiliadas y todos los concejales electos. Se corregirán también cuando los aspirantes a cargos orgánicos e institucionales lo sean porque se lo merecen y porque el conjunto del partido, y no sólo la cúpula, los elige mediante procesos selectivos transparentes y limpios. Y tampoco se resolverán estos vicios hasta que los mismos que han llevado el partido a nivel orgánico y que ahora por concesión divina van a ser los representantes de Ciudadanos en la diputación de València se marchen a su casa.

El mal endémico de Ciudadanos: la misma política de siempre.

Otras noticias en Opinión

Albert Llueca / Quico Adán

Otras noticias en sucesos

Una de las víctimas estuvo un día en el hospital en observación
También se le han imputado los delitos de usurpación de identidad y usurpación de funciones públicas

Comparte la noticia
Eventos y digitales valencianos, S.L. Todos los derechos reservados
-


Otros productos de Eventos y digitales valencianos, S.L.