Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios y mejorar su experiencia de como usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí.
Entendido
Iniciar búsqueda
Cerrar
ENTREVISTA

Sonia Remohí: "Las Falleras Mayores de València han de ser abrumadoras, con aguante, ganas, energía y voluntad"

En su currículum fallero no caben más éxitos: corte de honor de la Fallera Mayor Infantil de Valencia de 1991 y de la Fallera Mayor (FMV) de 2001 y hermana de la FMV de 1998, Susana Remohí
PILAR TAMAYO / VALÈNCIA - 25/05/2019
Sonia Remohí. FOTO VICENTE RUPÉREZ Sonia Remohí. FOTO VICENTE RUPÉREZ

En su currículum fallero no caben más éxitos: corte de honor de la Fallera Mayor Infantil de Valencia de 1991 y de la Fallera Mayor (FMV) de 2001 y hermana de la FMV de 1998, Susana Remohí. 

Niega, con enfado, que la máxima representante de las Fallas sea una figura florero: "¡Me ofende que se piense! Merece más respeto porque desempeña un trabajo no remunerado por amor a su ciudad y a la fiesta".Cada jurado tiene sus gustos pero para las niñas pide que sean educadas, con aguante y que conecten sólo con la mirada y para las mayores, una personalidad "abrumadora, con ganas, energía y voluntad para ganarse el cariño de los falleros". Aclara que no se desmerece sin un espolín, le gustaría recuperar la exclusividad de las FFMMV de hace unos años que no iban a tantos actos como actualmente, aunque entiende "la ilusión" que despierta recibirlas. Se queda con Daniela Gómez de los Ángeles, Covadonga Balaguer, Pepa Oliver, Carmen Sancho y Rocío Gil.

Y metida de lleno en su negocio de diseño y confección de moda infantil que lleva su nombre, ultima una colección cápsula para las inminentes preselecciones de cortes de honor a la vuelta del verano. Con una máxima: "Las niñas son niñas y no mujeres. Menos es más". Y algún consejo: medias, no calcetines, o la pierna al aire si hace calor. Y para la cabeza, mejor lazos o diademas que turbantes, que les tapan media cara.

Sonia y Susana Remohí fueron cortes de honor infantil. ¿Qué buscan los jurados?

Cada uno pide algo diferente pero debe tener unas bases de educación, saber estar y aguantar muchísimo porque se han multiplicado los actos. Es fundamental tener pasión por las fiestas y que sean ellas, y no sus familias, las que quieran. La que luego lo pasa bien o mal es la niña que ha de tenerlo muy claro porque el año es largo.

Ha de conectar con la gente simplemente a través de la mirada. Es muy importante que sean niñas.

Personalmente me gustan más que sean niñas y que mantengan la inocencia. Depende la personalidad de cada una porque las hay pequeñas que son adultas.

Hay una crítica social de que las cortes se retroalimentan, siempre con preseleccionadas dentro de las mismas familias.

Al final el círculo se cierra porque todas tenemos hijas, sobrinas… y nos conocemos. Es difícil que no vayas a un sector y no tengas relación con alguien.

¿Las cortes merecen más protagonismo?

Sí y liberarían el papel de la Fallera Mayor que debe acudir a todo. La exclusividad que ha tenido hace unos años se ha perdido porque ahora van a todo sí o sí. Yo entiendo que ilusiona que puedan ir a muchas cosas pero se pierde el impacto.

¿Cómo vestir para las preselecciones?

Que mantengan su estilo, no vayan disfrazadas y que tengan variedad. El año pasado contamos con 6 ó 7 niñas preseleccionadas y nos desbordamos así que este año crearemos como una creación cápsula que ya estará hecha y así tener todo preparado, con diferentes tejidos.

Su hermana fue FMV ¿No tiene nada que ver con formar parte de la corte?

Ella fue también corte infantil en el 88. Cambia muchísimo. Lo más impresionante que he vivido en el mundo fallero fue la llamada de casa, que no cambio por nada, sobre todo porque no nos lo imaginábamos. Dos años antes se había presentado y no fue ni corte. Ahora aún hay redes sociales y vas viendo pero antes no había nada.

Es muy bonito ser corte si tienes la suerte que he tenido yo.

¿Qué papel tiene que desempeñar?

Nosotros hemos sido falleros toda la vida. Yo nací un 2 de marzo y ese 17 me llevaron a la ofrenda y desde entonces no he faltado a ninguna. En mi casa siempre había gente y lo vivimos con ilusión y con orgullo.

La convivencia es difícil y hay que tener mano izquierda porque son días de mucho cansancio, de no comer o comer demasiado y el humor cambia a la fuerza. Necesitas comprensión y empatía. Los chóferes y los acompañantes pasan a ser tus padres. Es fundamental que las familias vayan a una y hagan mucha unión.

¿Con qué perfil?

Ha de ser abrumadora. En cuanto las llaman tienen como un aura. El conjunto debe ser espectacular, con aguante, energía, ganas y voluntad porque el cariño de la gente te lo has de ganar.

¿Se ha desbordado el número de trajes?

Personalmente creo que sí pero a ver quién llega y lo cambia. No sé si favorece tanto regalo. Igual me he quedado muy atrás pero no se necesita tanto, aunque no lo critico. Para la exaltación me gusta farol aunque reconozco que el XVIII favorece más. Me he hecho un poco friki de las antigüedades y cuando me voy de viaje encuentro cosas inimaginables: peinadores, puntillas, broches… que piensas: ¿Cómo puede haber llegado esto a san Sebastián o a Biarritz? Y estas piezas se combinan con el XVIII.

Una FMV inolvidable.

Covadonga Balaguer, que es la Fallera Mayor por excelencia y es admirable como mujer y persona. Pepa Oliver, Carmen Sancho y Rocío Gil me han encantado y Marina lo está haciendo muy bien. De niñas me quedo con Daniela porque llega a todo el mundo sólo con su sonrisa.

¿Es un florero?

¡Para nada y hasta me ofende que se piense! Debería ser querida por toda la ciudad y tener más respeto. Ha habido años en que se ha faltado el respeto porque hoy en día es muy fácil hablar en redes sociales. Cualquier persona merece una consideración y presta una enorme dedicación a la ciudad. Es un trabajo no remunerado que se hace por amor a la fiesta y a tu ciudad.

¿Se desmerece sin espolín?

Para nada. Cada una llega donde puede y da igual de qué comisión seas. Como si eres de una humilde y te apetece y puedes llevar un espolín, te lo haces. Respeto todo lo que se haga la gente.

Ahora que se están empezando a nombrar las falleras de las comisiones. ¿Qué les aconsejería?

Todo depende del poder adquisitivo y del número de actos que tengan. Pero no pueden faltar vestidos fondo de armario que se pueden arreglar más dependiendo de los complementos, uno de gala y otros más sencillos con tejidos como linos o crep.

¿Cómo se inicia en la moda?

Primero empecé con Sacadula, a través de venta on line y tiendas de moda infantil pero hace dos años y medio he descubierto, a través de la colección de niños que lleva mi nombre, que lo que más me gusta es el trato directo con el cliente final, personalizar los modelos y el tú a tú. Ha ido surgiendo todo a través de amigas y conocidas. Una amiga, que tenía una hija que era fallera mayor infantil de una falla, me pidió que le ayudara porque no encontraba nada que le gustara para vestirla. Elegimos unos tejidos y arrancamos. Me di cuenta que se necesitaba algo más sencillo y sobrio para que la protagonista fuera la niña y para que el vestido no se la comiera.

¿Menos es más?

Eso es y tampoco son mayores. Hay looks que son más para chicas que para niñas.

¿Cuál fue el momento top?

Cuando iba a lanzar la marca, hablé con Estefanía de Julio porque su sobrina, Daniela, era Fallera Mayor Infantil de Valencia y me propuso vestirla para la cabalgata de Reyes. Vistió un tejido de Chanel blanco, como de lana, con tul azul y un cuello de piel natural. Fue súper sencilla y elegante y llamó la atención precisamente por eso. El blanco fue un acierto y combinamos con el azul porque era su color favorito. Daniela tenía la ilusión de llevar algo en la cabeza y se lo desaconsejé porque no vivimos en Rusia y no hace tanto frío. Pero ella insistía porque todas sus compañeras de corte iban a llevar pero le aclaré que ella no era como todas porque era la Fallera Mayor Infantil de Valencia. Le hicimos un mini tocado de tul azul y paniculata que combinó con una trenza deshecha.

¿Es fundamental llevar algo en la cabeza?

Me gustan los lazos y las diademas pero en su justa medida porque a veces no requiere nada. En ocasiones, los turbantes dan la sensación de que van vendadas y que se comen la cara.

¿Viste a una niña al entrar por la puerta?

Enseguida me imagino qué color le puede favorecer más. Tuve el caso de una niña a la que vi que había que vestirla de azul turquesa y la madre me dijo que nunca hubiera pensado llevarla así. La niña estaba espectacular. Siempre me gusta escucharlas más a ellas que a las madres. Tienen que ir cómoda y siempre les pido opinión.

¿Qué volumen dar?

No veo el cancán pero en general hay que buscar la opinión de las niñas porque cuando empiezan a ser preadolescentes, se involucran mucho en lo que quieren. Los vestidos me gustan más bien cortitos. Y si es verano, no llevar medias sino la pierna natural.

Una niña de comunión es…

Muy sencilla y que vaya cómoda. Utilizamos muchos plumetis, linos, tules bordados… sin muchos volúmenes. Los complementos que elegimos son fajines de tul o seda y coronitas de flor natural. Los botines depende si la niña lo quiere. Yo soy más de capa con lazada que chaqueta.

¿Aspira a crecer más?

Quiero quedarme como estoy porque si no, perdería mi esencia. Todo es respetable pero yo no quiero vender a tiendas. Cuando tengo a la niña delante veo los colores y los modelos.

Categorías de la noticia

Otras noticias en València

Los servicios de Mantenimiento del Oceanogràfic, que comenzaron a trabajar en la restauración en el mismo momento en que abandonaban la zona los bomberos, han conseguido, con trabajos de noche y día, reponer el acceso
Los británicos Tears For Fears en exclusiva en España después de 20 años y los también británicos Keane en una de las dos únicas actuaciones en nuestro país ofrecidas el año de su regreso, son los grandes reclamos

Otras noticias en sucesos

El PSOE elige Paterna por contar su cementerio con más de setenta fosas comunes con los restos de 2.238 represaliados del franquismo
Una de las víctimas estuvo un día en el hospital en observación
Comparte la noticia
Eventos y digitales valencianos, S.L. Todos los derechos reservados
-


Otros productos de Eventos y digitales valencianos, S.L.