EL PICUDO
Ximo Puig, mejor presidente de la Generalitat Valenciana que secretario general del PSPV-PSOE
Valenciano es director del Grupo El Periódico de Aquí
PERE VALENCIANO - 22/06/2017
Pere Valenciano. FOTO EPDA
Pere Valenciano. FOTO EPDA
Los socialistas valencianos vuelven a la guerra, como titulan la mayoría de medios valencianos, en especial los que más apoyan a Ximo Puig, mejor presidente de la Generalitat Valenciana que secretario general del PSPV-PSOE. Y ahí está la clave en las primarias que van a enfrentar a Puig y al alcalde de Burjassot (l'Horta Nord), Rafa García.


Si todos los que apoyaron a Pedro Sánchez en las primarias del PSOE lo hicieran por el candidato sanchista, Rafa García, éste arrasaría frente a quien cometió el error de posicionarse en la primera línea de batalla a favor de Susana Díaz, como hizo torpemente Ximo Puig. Sin embargo, la lógica valenciana es diferente, básicamente porque muchos de los sanchistas, como el lobby 3.0 de Bartolomé Nofuentes y otros que le deben el cargo institucional a Puig, como Manolo Mata o Carmen Montón -vivir para ver-, van a cambiar su voto. Un sector importante del PSPV-PSOE considera que plantarle batalla orgánica a Ximo Puig supone debilitarlo al frente de la Generalitat Valenciana, mientras que los sanchistas que van a apoyar a Rafa García vienen criticando desde hace tiempo que el partido está desaparecido como tal en pueblos, ciudades y comarcas. Y que esa es la responsabilidad de Ximo Puig como secretario general, aunque achacan el mal hacer a la camarilla de Blanqueries de la que se ha rodeado. De ahí que prefieran a Rafa García, para intentar 'reviscolar' un partido que pasa por sus horas más bajas, recordando que el PSPV-PSOE gobierna en más sitios que en la legislatura pasada gracias a pactos con Compromís, pero no por méritos propios, pues la formación obtuvo el peor resultado de su historia en el Parlamento valenciano o en ciudades claves como Valencia.


El PSPV-PSOE debe corregir su rumbo. Si gana Rafa García la renovación será total. Si lo hace Ximo Puig, deberá jubilar a todos aquellos que llevan demasiados años en la primera línea de la formación, impidiendo dar paso a nuevas generaciones y savia fresca.