RIBA-ROJA
Declaran los testigos del caso de la supuesta grabación "ilegal" de Riba-roja Puede
Presuntamente, Rubén Ferrer grabó una conversación privada de los concejales de Cs e IU
A. García - 14/12/2017
Los testigos de la acusación acuden al juzgado de Llíria a declarar
Los testigos de la acusación acuden al juzgado de Llíria a declarar
Rubén Ferrer (Riba-roja Puede) a la salida de los juzgados
Rubén Ferrer (Riba-roja Puede) a la salida de los juzgados

El juez que instruye el caso de la supuesta grabación ilegal que habría realizado el portavoz de Riba-roja Puede a dos concejales de Ciudadanos y uno de Izquierda Unida no consideró necesario hacer preguntas a los testigos aportados por la acusación. La tercera citación de este caso -que ya ha sido archivado en dos ocasiones- tuvo lugar ayer en los juzgados de Llíria y contó con la presencia, en calidad de testigos, de los concejales implicados en el caso y del alcalde de Riba-roja, Robert Raga, a petición de la acusación.

El representante de Riba-roja Puede, Rubén Ferrer, se mostró satisfecho a la salida del juzgado "por haber tenido, por fin, la posibilidad de explicar las cosas" aunque no quiso hacer valoraciones, aconsejado por sus abogados –para no interferir en una causa abierta.

Por su parte, la acusación lamentó que el juez no haya "considerado necesario" escuchar a sus testigos aunque, "por otro lado, ha sido muy incisivo con Ferrer" lo que les permite confiar en que se abran diligencias.

La denuncia realizada por Ciudadanos acusa al concejal de Riba-roja Puede de haber reconocido que grabó una conversación telefónica entre los concejales de Ciudadanos -Paco Caparrós y Mayte Ruiz- e Izquierda Unida -Rafael Gómez- "para presionar" a este último. La conversación tuvo lugar en el despacho de la formación naranja y se mantuvo con el manos libres del teléfono. El despacho de Riba-roja Puede es contiguo al de Ciudadanos. "Ahora dice que no grabó nada, que desde su despacho se escucha todo pero se oye solo si pegas la oreja", señalan fuentes de la acusación.

"Es lamentable que nos encontremos en un situación así pero es importante que se esclarezca la verdad", señaló, por su parte, Robert Raga.

"No se puede consentir que un señor vaya grabando conversaciones privadas de terceros, es decir, en las que él no interviene; y si, realmente no la grabó como ahora va diciendo o que no se grabó, tampoco parece lo más ético que utilice el contenido de esas conversaciones en sus intervenciones públicas", ha asegurado a El Periódico de Aquí, Paco Caparrós quien recuerda que Ferrer "afeó" al concejal de Izquierda Unida, en una comisión de Salvem Porxinos, "que fuera a apoyar una moción de Ciudadanos en la que se proponía hacer una comisión de estudio para la construcción de una lámina de agua que atrajera al turismo con actividades deportivas acuáticas cuestionando así su integridad en temas medioambientales".