RECONOCIMIENTO
Antonia Pérez Hernández, con 106 años, recibe un homenaje en el Ayuntamiento de Sagunto
El alcalde de Sagunto, Quico Fernández, y la concejala de Mayores, Natalia Antonino, la han recibido en el consistorio donde se le ha hecho entrega de un cuadro y un ramo de flores
REDACCIÓN - 24/02/2018
Familiares y amigos de Antonia, de 106 años, con el alcade y concejala de Sagunto en el Ayuntamiento. EPDA
Familiares y amigos de Antonia, de 106 años, con el alcade y concejala de Sagunto en el Ayuntamiento. EPDA
El director comercial de El Periódico de Aquí entrega a la homenajeada una página del diario con su reportaje. EPDA
El director comercial de El Periódico de Aquí entrega a la homenajeada una página del diario con su reportaje. EPDA
El Ayuntamiento de Sagunto ha rendido hoy homenaje a Antonia Pérez Hernández. A sus 106 años, Antonia vive en la calle La Paz, y hoy, rodeada de sus familiares y amigos, que se cuentan hasta 40, la han recibido el alcalde de Sagunto, Quico Fernández, y la delegada de Mayores, Natalia Antonino.

Fernández ha manifestado que es sorprendente y supone una alegría y un orgullo "tener una vecina tan longeva y con tanta vida e historia que tuvo marchar con su familia, como tantas otras, de su pueblo natal para buscarse la vida en una época muy difícil". Quico Fernández y Natalia Antonino le han hecho entrega de una placa y un ramo de flores.

Con domicilio en Puerto de Sagunto, Antonia es natural de Totana (Murcia), pero tras casarse y tener cinco hijos -Antonio, Miguel, Ana, Eusebia y Carmen-, su marido viajó a Sagunto en bicicleta, donde vivía un familiar, en busca de trabajo. Aquí empezó a trabajar en la huerta y en 1952 trasladó a toda la familia al núcleo porteño.

Pese a que en su pueblo natal trabajó durante un tiempo en un almacén de almendras, Antonia ha sido siempre ama de casa y ha dedicado toda su vida a cuidar de sus cinco hijos, y posteriormente de sus 14 nietos, 17 bisnietos y un tataranieto.

Desde que hace 30 años Antonia quedara viuda, ha vivido con sus hijos, pero hace cuatro años pidió volver a su casa, en la calle La Paz.