EL PICUDO
Un Ayuntamiento, el de Canet d'En Berenguer, muy mal parido
Más de 30 años de silencios y complicidades de funcionarios y políticos bajo el control de José Antonio Sancho Sempere
PERE VALENCIANO - 17/05/2018
Pere Valenciano, director del Grupo El Periódico de Aquí. FOTO ELVIRA FOLGUERÀ
Pere Valenciano, director del Grupo El Periódico de Aquí. FOTO ELVIRA FOLGUERÀ
A mí Canet d'En Berenguer y sus gentes me merecen todo el respeto, no así el sistema piramidal montado en el Ayuntamiento controlado durante más de 30 años por el secretario municipal, José Antonio Sancho Sempere. En este tiempo, la mayoría de los políticos han hecho seguidismo, han mirado hacia otro lado o han respaldado acciones que eran, muchas ilegales, y otras cuanto menos, inmorales. Con pocas excepciones. Por eso, en circunstancias normales, los concejales de la actual Corporación municipal habrían pedido comisiones de investigación, habrían buscado información y expedientes, habrían acudido a la justicia y habrían sido contundentes en declaraciones públicas. Pero nadie, absolutamente nadie, ha entrado en el asunto como se debe hacer, de manera vehemente. Ni siquiera quien ahora se erige como el adalid de la transparencia y el azote de Sancho. Ni partidos viejos, ni nuevos. No lo han hecho, ni lo van a hacer, más allá de pequeños brindis al sol, tímidos, casi silenciosos. Y les voy a explicar por qué. La mayoría son cómplices de un sistema que ha durado más de tres décadas, del que, de una manera u otra, se han beneficiado. Y los nuevos, Podemos no se ha enterado de nada y Ciudadanos se ha pegado a rueda del PP.
Luego está el grave problema de la selección de los funcionarios. Si alguien hiciese un repaso de los nombres y apellidos, de los tribunales que aprobaron a cada uno y de las vinculaciones familiares, seguramente el Ayuntamiento merecería ser disuelto. Pero que nadie se preocupe. La justicia no es nunca tan radical y lo que está mal hecho, así se quedará.
El Canet de Sancho siempre me ha recordado al de Marbella. Y mucho me temo que, tanto por los representantes políticos como por la estructura de funcionarios, costará mucho superar una etapa muy negra. Si bien es cierto que es justo reconocer que el gobierno municipal de PP, en parte forzado por el trabajo de investigación de El Periódico de Aquí, inició un proceso de reestructuración y eliminación de empresas controladas o afines a Sancho, que es un pequeño motivo para la esperanza.