SUCESOS
Los alcaldes de La Baronia solicitan una reunión con el Delegado del Gobierno tras la oleada de robos en Albalalt y Estivella
El sábado, los delincuentes aprovecharon la celebración de una fiesta para robar en varios chalés de Estivella
REDACCIÓN - 29/10/2018
Una de las calles de Estivella donde se produjeron los robos. EPDA
Una de las calles de Estivella donde se produjeron los robos. EPDA

La última oleada de asaltos a viviendas en Albalat dels Tarongers y en Estivella ha movilizado a los alcaldes de los pueblos de la subcomarca de La Baronia ante el clima de inseguridad que se están instalando en la zona. Los munícipes van a solicitar una reunión urgente con el delegado del Gobierno, Juan Carlos Fulgencio, para tratar de adoptar medidas para atajar una situación que ha generado alarma entre la ciudadanía.

Los robos en viviendas empezaron en la población de Albalat dels Tarongers, cuya alcaldesa se ha planteado incluso la colocación de cámaras de seguridad tras hablar con los vecinos de urbanización Els Tarongers, donde una pareja acabó en el hospital tras ser agredida por varios encapuchados. A principios del mes de octubre, también se produjeron asaltos a casas ubicadas en el casco urbano.

La alarma generada en esta población de La Baronia se trasladó días después a la vecina localidad de Estivella. La semana pasada, los asaltantes actuaron por la zona del carrer Calvari, ubicado a las afueras, donde llegaron a acceder a tres chalés. Lo más sorprendende ocurrió no obstante durante el pasado fin de semana. El sábado por la noche, un conocido restaurante del municipio conmemoraba su 50 aniversario. La inmesa mayoría de los vecinos se encontraban disfrutando de esta fiesta que empezó a las seis de la tarde y se prologó hasta altas horas de la madrugada. En mitad de la noche, empezaron a circular los rumores sobre unos robos que se acababan de producir, unos rumores que pronto se irían confirmando. No erraron en sus objetivos. Era evidente que las víctimas de estos asaltos no iban a estar esa noche en casa, dada su clara vinculación con los organizadores de la fiesta. Según fuentes cercanas al caso, los asaltos llegaron a perpetrarse en dos chalés y hubo un tercer intento que no prosperó.

Esta oleada de robos ha hecho que los responsables municipales empiecen a hablar de desprotección y exijan medidas inmediatas a la Delegación del Gobierno.