SUCESOS
Una oleada de robos en garajes pone en jaque a los vecinos de la zona de Almudáfer del Port de Sagunt
Los ladrones rompen las ventanillas de decenas de coches para sustraer todos los objetos de valor de su interior
MARÍA MARTÍNEZ - 05/12/2018
Dos vehículos con las ventanillas rotas en los garajes. EPDA
Dos vehículos con las ventanillas rotas en los garajes. EPDA

Los coches ya no están seguros ni en los garajes. Y si no que se lo digan a los vecinos de la zona de Almudáfer de Port de Sagunt que durante el último mes han sufrido una oleada de robos y vandalismo en los aparcamientos comunitarios. Una situación que ha puesto en jaque a centenares de habitantes de esta zona del núcleo porteño, que prefieren aparcar fuera, en la calle, para no ser víctimas de los ladrones.

Los 'cacos' han puesto su punto de mira en los vehículos aparcados en el interior de los garajes por su fácil acceso y escasa vigilancia. Actúan de noche para pasar desapercibidos y no ser sorprendidos en plena faena, y aprovechan la entrada o salida de coches para poder colarse en los aparcamientos comunitarios.

El botín de los murcigleros son los objetos de valor del interior de los vehículos, y para ello, no dudan en romper las ventanillas y sustraer todo lo que está a su alcance. Desde gafas de sol, de vista, radios, chaquetas, mandos de garaje y hasta sillitas de bebé.

Perjuicios

No obstante, en muchas ocasiones es más el destrozo y los perjuicios que provocan que el valor de los elementos sustraídos. "A mí me rompieron los cristales para llevarse simplemente unas gafas que no valían mucho. Me han dejado sin coche unos días por unas gafas de sol que no valen nada", lamenta una de las víctimas de los robos en garaje. "A mi hermana le han manchado toda la tapicería y los asientos del coche con sangre por las heridas que al parecer les causaron la rotura de los cristales", ha asegurado otro vecino de la zona.

La Policía Nacional está tras la pista de los ladrones ante el aluvión de denuncias, y ha activado el protocolo de prevención.

Por su parte, los administradores de fincas han enviado una serie de recomendaciones a los propietarios de viviendas y aconsejan no dejar objetos de valor a la vista; esperar a que se cierren las puertas del garaje; instalar medidas de seguridad extra como doble cerradura o cerrojo auxiliar, cámara de videovigilancia o vallado que impida el acceso a personas ajenas y comunicar la presencia de cualquier persona extraña o desconocida o ruido sospechoso a la Policía Nacional (091).