PAIPORTA
El Ayuntamiento de Paiporta crea el caos cerrando los accesos al CEIP Jaume I
El portavoz de los populares de Paiporta, Vicente Ibor, llama la atención sobre la situación
- 26/02/2019
Imagen de las obras en el carril bici
Imagen de las obras en el carril bici

Los padres y madres del alumnado del CEIP Jaume I de Paiporta están padeciendo esta semana una desagradable situación, y es el cierre de casi todos los accesos al centro escolar, creando un caos de circulación y de acceso que podría haberse evitado con mayor previsión por parte del consistorio.

El CEIP Jaume I es el centro escolar más alejado del casco urbano de Paiporta, de ahí que sea frecuente que los padres utilicen el vehículo privado, reuniéndose en torno a 200 coches cada mañana para dejar a los más de 450 alumnos del centro.

Esta semana se han juntado las obras del carril bici y el cierre del acceso por la pinada contigua por la procesionaria. Entre ambas cosas se ha producido un embudo de tráfico, sin presencia de la policía para regularlo, con el consiguiente atasco, con niños andando por la carretera y coches en dirección contraria.

El portavoz de los populares de Paiporta, Vicente Ibor, ha asegurado que "se debería haber estudiado la viabilidad del carril bici antes de comenzar las obras, no es operativo que se estreche la vía de acceso al colegio, hasta el extremo de que no se puedan cruzar dos coches en algún punto concreto del recorrido", y ha añadido que en hora punta de entrada y salida del centro "pueden llegar a congregarse hasta 200 vehículos". Además Vicente Ibor ha llamado la atención sobre el cierre de la pinada anexa al colegio, que sirve también de acceso peatonal, y ha asegurado que "no es la primera vez en esta legislatura que se debe cerrar al paso de personas por la presencia de procesionaria, lo que evidencia una falta de previsión del Gobierno de Paiporta".

Sobre el carril bici, Ibor ha asegurado que "no nos oponemos a su construcción, hay que fomentar la movilidad sostenible, pero en algunos lugares como el paso inferior sobre las vías del metro ha supuesto reducir una tercer parte el ancho de una acera convirtiéndose esta acción puntual en una chapuza, creándose en algún punto el paso justo para una persona".