VICENTE GARCÍA NEBOT
Mira que bien
- 30/04/2019

Hermanos y hermanas: ¡Mira qué bien! Los resultados electorales de las pasadas elecciones Generales y Autonómicas nos van a servir de test para las próximas municipales. Y, sobre todo, para saber el tirón real que tienen nuestros representantes más próximos: los Alcaldes y concejales de nuestros ayuntamientos.

Con el corto espacio de tiempo que hay entre unas elecciones y otras, de menos de un mes, sabremos si nuestros alcaldes y alcaldesas son unos cracks que por su proximidad llegan más a los ciudadanos que sus propios partidos o si, por el contrario, viven de renta de lo que las siglas del partido les ofrecen.

No es un mal test. Aunque realmente no valdrá para nada, porque los resultados van a mantenerse durante cuatro años más, les permitirá hacer una reflexión al respecto.

Aquellos y aquellas que vayan sobrados podrán sacar pecho ante sus propias organizaciones políticas y exigirles que el debido reconocimiento ante las nuevas instituciones que se van a conformar. En particular, las Diputaciones y el nuevo Gobierno autonómico. Todo ello en el hipotético caso de que coincida el color político.

Sin embargo, aquellas y aquellos que saquen menos votos que los que puedan haber obtenido sus respectivas organizaciones tendrán un problema y se verán obligados a hacer un meritorio esfuerzo los próximos cuatro años para mejorar su imagen si quieren repetir en el 2023.

Por supuesto los y las que saquen resultados similares a los de sus organizaciones políticos, aunque pudieran estar más tranquilos, también deberán apretar un poco en sus intentos de mejorar. Interesante ¿no creéis?