CÁNCER DE PRÓSTATA
Algunos hombres se creen "inmortales" y no previenen el cáncer de próstata
Así se ha puesto de manifiesto en los "Diálogos EFE Salud: Cáncer de próstata. Avances en diagnóstico y tratamiento"
EFE - 20/05/2019
 Expertos en Oncología y Radiología.EFE
Expertos en Oncología y Radiología.EFE
Expertos en Oncología y Radiología consideran que en cáncer de próstata debería alcanzarse el mismo nivel de prevención que con el de mama, pero algunos hombres "piensan que son inmortales" y son reacios a someterse a sencillas pruebas que podrían determinar de forma precoz si sufren ese tumor.
Así se ha puesto de manifiesto en los "Diálogos EFE Salud: Cáncer de próstata. Avances en diagnóstico y tratamiento" con Juan Casanova, responsable de la unidad avanzada de detección de cáncer de próstata del hospital Vithas Nisa 9 de Octubre, y Luis Larrea, responsable de oncología radioterápica del hospital Vithas Nisa Virgen del Consuelo.
En el encuentro, organizado por la Agencia EFE en colaboración con Hospitales Vithas Nisa y celebrado en el Ateneo de València, también ha participado Alejandra González, psiquiatra y directora terapéutica de la Unidad de Salud Mental en los hospitales Vithas Nisa Valencia al Mar y Aguas Vivas, y Tomás Trénor, presidente de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en Valencia.
Según Trenor, un estudio de la Asociación revela que el 64 % de los hombres asegura que no tiene suficiente información sobre el cáncer de próstata, aunque "hace unos años era el 99,9 %", y un 65 % reconoce que no acude a las revisiones anuales recomendadas por los especialistas.
"Hay un trabajo importante que hacer", afirma Trénor, que destaca la necesidad de potenciar la información sobre la necesidad del diagnóstico precoz, de hacerse las pruebas para detectarlo y de los riesgos" que conlleva este cáncer, el segundo más frecuente en los hombres.
De hecho, según Casanova, todos los hombres, a partir de los 50 años deberían hacerse pruebas tan "sencillas y baratas" como la determinación de los niveles en sangre de PSA y el tacto rectal, pero en especial esta ultima exploración médica está "muy repudiada" por el varón.
"El tacto rectal está denostado, los hombres pensamos que somos inmortales y no tenemos la costumbre que tiene la mujer de hacerse revisiones de mama o de útero", afirma Casanova, que añade que ahora "ya empezamos a tener conciencia. Antes no teníamos conciencia de que éramos mortales y debíamos revisarnos mejor".
Según explica, cuando comenzaron a funcionar centros como la Unidad de Detección de Cáncer de Próstata del Hospital Vithas Nisa 9 de Octubre, los hombres acudían porque "los llevaban sus mujeres", aunque eso, matiza, "está empezando a cambiar".
Casanova advierte de que solo con el tacto rectal es posible detectar un tipo de cáncer de próstata más agresivo, que no expresa el PSA y cuya tasa de detección está por debajo del 1 por ciento, si bien ahora existen técnicas como la biopsia transperineal (BTP) que practica su unidad y que permite elevar la tasa de detección hasta el 70%.
En España, el cáncer de próstata es el primer tumor por incidencia, no por mortalidad, porque la población está más envejecida, y se estima que el 70 por ciento de las personas con más de 80 años está afectada.
Por ello, los expertos aconsejan que los hombres, a partir de los 50 años, acudan a realizarse las pruebas y hacerse revisiones, con la excepción de aquellos que tenga antecedentes familiares de este tipo de cáncer, que deben hacerlo a partir de los 40 años.
"El diagnóstico precoz aumenta la vida de la población. En el cáncer de cérvix está más que demostrado, en el de mama también y en el de pulmón se intenta, pero en el caso del de próstata, aparte del PSA no haya nada que tenga evidencia y garantice la supervivencia", asegura Larrea.
En cáncer de mama se dispone de la mamografía y en el de próstata, del PSA, afirma Casanova, que asegura: "ojalá todos los cánceres tuvieran un PSA".
En la aparición de este cáncer hay factores genético pero no se sabe por qué se produce, y hay estudios, aunque poco sólidos, que señalan que el trastorno de las grasas, el colesterol, los triglicéridos o las disglucemias favorecen su desarrollo, o que el tomate lo previene.
Una vez se ha diagnosticado el cáncer, algunos pacientes precisan de un apoyo psicológico o psiquiátrico para afrontar ese momento pero, según afirma el oncólogo, "es cierto que aún está mal visto que un hombre vaya al psicólogo o psiquiatra después de un cáncer".
De hecho, según Tomás Trénor, el 75 % de las personas que en la actualidad acuden al especialista en psicología es mujer, y se pregunta si será "algo psicológico o antropológico".
En este sentido, tanto Larrea como Alejandra González coinciden en señalar que se recomienda al paciente hablar con alguna persona que haya pasado por la misma experiencia, algo que ya ocurre en el caso del cáncer de mama.
"Está el mito de que para afrontar esa enfermedad tengo que estar bien, porque si no estoy bien va a ir a peor", señala González, que añade que hay que permitirse "sentir las emociones que a uno le aparecen".