LEOPOLDO BONÍAS
¿Vuelven a la Policía Local los interinos?
Comisario de Policía Local
- 20/10/2019
Leopoldo Bonías
Leopoldo Bonías
Leopoldo Bonías
Leopoldo Bonías

La reciente sentencia del Tribunal Constitucional parece haber abierto otra vez la puerta al acceso de los interinos a los cuerpos de la policía local.

Sindicatos y profesionales de la policía local vienen defendiendo con ahínco la desaparición de esta figura que consideran totalmente inadecuada para el ejercicio de una profesión que implica ejercicio de autoridad. El primer paso para intentar erradicar la figura del interino en la Comunidad Valenciana tuvo lugar con las limitaciones a sus funciones que impuso la Ley de Coordinación de Policías Locales de la Generalitat Valenciana en el año 1999. 

Se les prohibía portar armas y se les encomendaba , eso sí , preferentemente, la realización de funciones administrativas, medioambientales y de tráfico, en un intento de convertirlos erróneamente en policías locales de segunda clase apartándolos de cometidos vinculados a la seguridad ciudadana, olvidando que es la policía local y no las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a quién corresponde el desempeño de estas funciones de forma exclusiva encomendando a los policías más inexpertos, es decir, a los interinos, lo que debía ser la labor principal para la policía local: todas las actividades del policía de proximidad. 

Así, los policías interinos son destinados a la policía de barrio como si esta vital función fuera secundaria , reservando a los policías con la plaza en propiedad, a los funcionarios de carrera de los cuerpos de policía local mucho más expertos, para los servicios de patrulla para atender servicios que pueden entrañar mayor riesgo en el desempeño de funciones compartidas con Guardia Civil, Cuerpo Nacional de Policía y Policía de la Generalitat.

Ahora, la última ley de Coordinación de Policías Locales de la Generalitat Valenciana del año 2017 ha dado un salto cualitativo al pretender prohibir la existencia de interinos utilizando la expresión "funcionario de carrera" como condición sine qua non para desempeñar el cargo de policía local. Esto ha provocado un sinfín de problemas a los ayuntamientos valencianos que el gobierno de la Generalitat ha venido resolviendo tarde y, también para muchos, mal con continuas modificaciones legislativas que cuanto apenas les ha permitido salir a trompicones de la situación por ellos mismos creada ante su falta de previsión.

La sentencia del Tribunal Constitucional abre un nuevo escenario que la Generalitat debe aprovechar y hacer de la necesidad virtud. La solución al problema de las jubilaciones anticipadas, comisiones de servicio y los concursos de movilidad que dejan sin efectivos a algunos municipios, así como el refuerzo que necesitan algunos fundamentalmente en época estival, puede encontrarse en la existencia de interinos que ya hayan realizado el curso previo que habilita a los que lo superen para opositar a la policía local, los cuales ya han acreditado su aptitud en la Academia del IVASPE y deberían poder desempeñar cualquier función portando arma pues se supone que esta habilitación la han obtenido después de hacer practicas de tiro y conocer perfectamente el manejo de dichas armas. Serían policías locales de primera clase , sin limitaciones en cuanto a equipos de defensa y desempeño de funciones.