EL PICUDO
'Rescatem persones' menos a las de las pedanías del Sur
Valenciano es director del Grupo El Periódico de Aquí
PERE VALENCIANO - 07/11/2019
Pere Valenciano.
Pere Valenciano.
Los políticos suelen repetir frases a modo de eslogan para convencernos y que les votemos cada cuatro años. Todos intentan llevar el ascua a su sardina y a muchos se les acaba viendo el plumero. Del convencernos pasan, sin que a veces nos demos cuenta, al engañarnos. Me acuerdo de frases como 'Rescatem persones' o iniciativas pomposas como el de la 'participación ciudadana' para aprobar tales o cuales proyectos. Al final, todo es una milonga, pues votan un puñado de vecinos -normalmente los movilizados por el concejal o concejala de Participación Ciudadana- que deciden sobre un porcentaje ínfimo del presupuesto total. Pero, oye, quedan muy democráticos, progres y modernos, cuando la realidad es otra muy diferente. Si no, que les pregunten a los ciudadanos de los poblados del Sur de València, desde Pinedo y El Saler, pero especialmente a partir de la Devesa, El Palmar, El Perelló, Perellonet, Sueca y Marenys de Barraquetes -estos últimos ya en la comarca de La Ribera Baixa, pero en la misa línea de conexión con la capital valenciana a través de la CV-500- a quienes la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de València quieren imponerles un bulevar que acabará por herirlos de muerte. Lo explicamos bien en las páginas 32 a 35 y lo hemos venido publicando en www.ElPeriodicodeAqui.com. Dos administraciones públicas a cuyos dirigentes, especialmente los de Compromís, se les llena la boca 'rescatant persones' y con la participación ciudadana, pero a la hora de la verdad los ciudadanos, los vecinos, les importa un bledo, por no decir una palabrota. Se escudan, además, en un falso ecologismo, puesto que van en contra de quienes de verdad cuidan y aman la Albufera y el Parque Natural. Van en contra de los vecinos, a los que consideran valencianos de tercera; van en contra de la economía y el turismo de la zona y se escudan en una movilidad de dos ruedas, sin pensar en el transporte público y en las familias que también tienen derecho a moverse en un solo vehículo. ¿O es que tu madre, querido lector, o tu abuela, por narices, por no decir otra palabra, va a tener que ir a la Garrofera en bicicleta o patinete eléctrico?