MANUEL J. IBÁÑEZ FERRIOL
El pueblo habla
Periodista y escritor
- 16/11/2019
Manuel J. Ibáñez
Manuel J. Ibáñez

La considerada España de "Frascuelo y de María", según don Antonio Machado, ha sabido contestar a pesar del hartazgo electoralista, al que ha sido sometido. Españaha ido haciéndose mayor en materia democrática y ha dado a la clase política una lección bien aprendida: no queremos mayorías absolutas que gobiernen con el rodillo del aplastamiento.

Hace ya tiempo, una gran amiga, que había sido concejal por determinado partido polìtico en un pueblo de la huerta valenciana, al manifestarla mi regocijo por la mayoría absoluta conseguida por uno de los grandes partidos, me dijo: cuidado, ahora viene lo más difícil, porque no tienen quien los controle. A tenor de los resultados a los que todos hemos asistido, tenía toda la razón: las mayorías absolutas, solo sirven para corromperse -presuntamente-, solazarse y no hacer practicamente nada, solo lo justo, para que no digan.

Por eso, los españoles han tomado la decisión de no permitir que se vuelva a repetir el error de las mayorías absolutas, ya que son un auténtico peligro para la gobernabilidad del Estado. Existe presunta corrupción tanto en la izquierda como en la derecha, por tanto para evitar situaciones adversas como las vividas, el pueblo español habla claro y muy alto: queremos un gobierno de consenso, que cumpla con sus programas y que nos conduzca a buen puerto, porque nuestro buque necesita de una tripulación honesta, trabajadora, limpia y sobre todo comprometida con el conjunto del Estado.

Los españoles también han lanzado mensajes subliminales a los políticos: España, no se fragmenta, ni se divide, ni se negocia con ella. La "unidad española" es innegociable, indiscutible y sobre todo, el pueblo no va a permitir que determinadas regiones, rompan el conjunto del Estado. Por esa razón han votado a VOX, para que se convierta en el garante de la Soberanía Nacional, el que haga que el centro-derecha, siga unido y que vertebre la unidad del Estado, frente al independentismo y las veleidades del resto de grupos políticos.

Necesitamos que se forme un gobierno ya. No podemos dilatar más la agonía gubernamental a la que estamos sometidos los españoles. Hay que hacer frente a muchos problemas y sobre todo hay que saber actuar de forma firme y contundente, frente a los que dinamitan las acciones de los sectores productivos españoles.

Pero no solamente hemos de fijarnos en éstos temas, hay otros fundamentales: ¿como va a ser la atención a las personas con disfunciones mentales? ¿van nuestros mayores a seguir cobrando las pensiones y éstas van a ser justas? ¿vamos a atender a los investigadores y científicos como se debe? ¿vamos a ver regulado el IVA con justicia sobre los productos básicos? ¿tenemos que seguir consumiendo naranjas de Sudafrica? ¿como van a ser la campañas de turismo? ¿porque pagamos tan caro el pan, la leche, los huevos, las patatas o el café?

Preguntas que se hacen los ciudadanos de a pie. Y que rara vez, les llegan a la clase política como debe.

Señores políticos: los españoles hemos hablado, y lo hemos hecho claro, alto y de forma ejemplar. Ahora les toca responder a ustedes. ¿Sabrán estar a la altura de la respuesta del pueblo español? VALE.