SALUD
El Arnau de Vilanova en València introduce el test de ADN en biopsia líquida en pacientes con determinados cánceres avanzados
Se ha empezado a realizar en rutina clínica para pacientes con tumores agresivos en la Comunidad Valenciana
REDACCIÓN - 09/12/2019
Biopsia liquida Arnau de Vilanova. -EPDA
Biopsia liquida Arnau de Vilanova. -EPDA

El Hospital Arnau de Vilanova ha incorporado en rutina clínica la técnica denominada biopsia líquida para monitorizar la situación de los tumores avanzados. Se trata de una estrategia poco invasiva y dinámica para identificar los tumores.

Esta nueva tecnología denominada comúnmente biopsia líquida permite detectar con una muestra de sangre del paciente pequeños trazos de información de los tumores, desde células circulantes hasta muestras significativas de su ADN o ARN. Con este método se pueden identificar mutaciones en 77 genes frente a los que existen terapias aprobadas o en fase experimental.

Según ha señalado Antonio Llombart, jefe del servicio de oncología, "esta técnica conlleva dos ventajas principalmente, ya que evita biopsias y se puede extraer una información más precisa en cuanto al comportamiento del tumor. El ADN –ARN permite identificar alteraciones o mutaciones genéticas de manera generalizada y aplicar un tratamiento personalizado y adaptado a esas alteraciones del paciente".

La técnica de análisis de biopsia líquida supone una herramienta clave para mejorar el manejo clínico de los pacientes y entender mejor los mecanismos moleculares que intervienen en la diseminación y progresión tumoral.

José Vidal, facultativo responsable de biología molecular del laboratorio de análisis clínicos del Hospital Arnau de Vilanova ha explicado que "es una práctica novedosa con respecto a la biopsia en tejidos, ya que aporta dos grandes ventajas: por un lado, es una técnica mínimamente invasiva y por lo tanto cómoda para el paciente, y por otro lado, proporciona información en tiempo real sobre la situación de la enfermedad".

Asimismo, Llombart ha apuntado que "debemos ser todavía cautos con algunos de los hallazgos. En la parte asistencial complementa el estudio de determinadas mutaciones que ya se vienen realizando de rutina en la biopsia tumoral, a la vez que permite determinar alteraciones menos comunes, algunas todavía no establecidas de rutina y cuyo valor clínico es todavía incierto o en investigación". Sin embargo, ha señalado que "con esta práctica se puede permitir el acceso de los pacientes a ensayos clínicos específicos tanto en el Hospital Arnau como en otros centros donde pueda existir un estudio específico de su caso".

El proyecto ya se ha iniciado en pacientes con adenocarcinoma de pulmón avanzado. Durante el primer año se hará extensivo a pacientes con otros seis escenarios de cáncer avanzado: cáncer de mama, ovario, colorrectal, páncreas, próstata y primario de origen desconocido.

Una vez extraída y analizada la muestra, los resultados serán interpretados por un comité de oncología molecular del departamento, guiado por expertos. Este comité estará formado por patólogos responsables del diagnóstico, biólogos, otros especialistas médicos y miembros del comité de bioética, que validarán la información de cada caso diferenciando la información de relevancia clínica frente a la que todavía debe permanecer en el ámbito de investigación.

Vidal ha puntualizado que "como valor añadido, las muestras de los pacientes se guardarán para la realización de futuras investigaciones, previo consentimiento del propio interesado".

La biopsia líquida, por tanto, tendrá un papel cada vez más relevante en el manejo clínico. Según ha manifestado Llombart "ahora hablamos de su utilidad en pacientes con enfermedad avanzada pero en un futuro muy cercano permitirá la monitorización mucho más precisa de pacientes con cáncer".