ROCAFORT
Guillermo J. Gimeno (Cs): 'Rocafort no es Marbella, también hay personas muy necesitadas'
El alcalde de Rocafort considera que la política profesional no es la adecuada para los municipios pequeños y aboga por la cercanía y la resolución de problemas reales como motor de su gestión en el Consistorio
M. J. ROS - 14/02/2020
Guillermo José Gimeno explica sus planes para esta localidad de l?Horta Nord. / EPDA
Guillermo José Gimeno explica sus planes para esta localidad de l?Horta Nord. / EPDA
Casi un año como alcalde de Rocafort en la que es su primera legislatura en un cargo de responsabilidad, ¿se ven las cosas de manera distinta cuando se está dentro?
No tiene nada que ver. Es una de las cosas que cuando hablo con la gente siempre repito. Yo estuve cuatro años en la oposición y el acceso que tienes a la información es sesgado. Cuando estás en el gobierno tienes la información completa y tienes acceso a todos los técnicos que te pueden resolver cualquier duda.

¿Piensa que cuando se está en la oposición se puede ser excesivamente duro con el que lleva el timón?
Depende de la situación. Cuando entré la pasada legislatura dejé bien claro que lo hacía con la intención de hacer las cosas de manera distinta. En este ayuntamiento había un ambiente de mucha tensión. La policía tuvo que intervenir en algunos plenos para sacar a concejales de la sala. Era algo bochornoso y nosotros como cargos públicos somos los primeros que debemos velar para que no se produzcan esos espectáculos tan lamentables. Desde el primer momento dejamos claro que no íbamos a hacer una oposición de ese estilo, sino una oposición de control al equipo de gobierno pero constructiva. Apoyamos todas aquellas iniciativas que pensamos que eran positivas para los intereses de Rocafort. Eso es lo que hicimos. De hecho, varias propuestas nuestras se aprobaron por unanimidad. Nuestro grupo dio el voto favorable a los dos últimos presupuestos porque se aprobaron medidas que nosotros pedimos incorporar como pudo ser la bajada del IBI. De eso tiene que ir la política. Debe de primar siempre el interés de los ciudadanos.

Ya ha tenido tiempo de hacer una radiografía completa de la situación que le han dejado sus antecesores, ¿qué es lo que más le ha soprendido?
Me ha sorprendido sobre todo que hubiera 41 contratos sin licitar. Por ejemplo, para mantenimiento de ascensores, informático, mantenimiento de extintores…, todo eso está por contratar lo que supone que el interventor realiza reparos para el pago de esas facturas. Nosotros somos una administración pública y, como tal, tenemos que velar porque se cumpla la legalidad. Esta situación no se puede tolerar. Hemos presentado un plan para ir resolviendo esta irregularidad. Evidentemente no tenemos una varita mágica para hacerlo de golpe, pero este año de esos 41 contratos vamos a licitar 20 y los otros 21 se irán haciendo con posterioridad. Nunca pensé que en un ayuntamiento se estuvieran haciendo así las cosas cuando lo que debemos hacer es predicar con el ejemplo. Casa Bou es otro caso que me sorprendió. Se va a iniciar la incoación de penalidades a la empresa porque es un contrato que debía haber acabado en mayo del año pasado. Llevamos un retraso de más tiempo del que duraba la ejecución de la obra. Además, y esto lo hemos permitido desde la administración, en Rocafort tenemos aprobado un catálogo de protección de viviendas porque es un pueblo con encanto y nos lo hemos saltado en Casa Bou. En un edificio histórico que está protegido se ha permitido que se hicieran cosas como lo que yo defino como la jaula de los pájaros que es un mallado de inoxidable alrededor de lo que van a ser los despachos que desmerece totalmente. Los propios vecinos nos lo han recriminado y con razón. Además, en ese edificio no cabemos todos los departamentos que existen en la actualidad en el Ayuntamiento, con lo que vamos a tener que mantener los dos edificios y duplicamos el gasto. Pero es un proyecto heredado y no nos queda otra que acabarlo y recepcionarlo. En teoría debería estar terminado para marzo o abril.

Durante años la Alcaldía estuvo en manos de Sebastián Bosch (PP) y, a continuación, cogió el relevo la izquierda con los socialistas Amparo Sampedro y Víctor Jiménez, ¿con quién se queda?
En los dos periodos hubo cosas malas y buenas. En el caso de Bosch creo que se perdió la noción de la realidad al estar mucho tiempo con mayorías absolutas. Pensaban que todo era válido y que todo se podía hacer. El PSOE me decepcionó bastante porque llevaba tanto tiempo recriminando al PP lo que no se podía hacer o diciéndole cómo se debían hacer las cosas que cuando entraron e hicieron todo aquello que, según ellos, no se podía hacer lo consideré un comportamiento hipócrita. A Víctor Jiménez muchas veces le comenté que el problema era que él era un político profesional y eso para un municipio pequeño como Rocafort no es lo más conveniente. Necesitamos gente cercana, no gente que nos diga a todo que sí pero que luego no se hagan las cosas. Como te comenté antes, los dos han tenido cosa buenas y cosas mala, no pondría a uno por encima de otro en ese sentido pero si tuviese que elegir me quedaría antes con la gestión de Sebastián Bosch que con la de Víctor Jiménez.

PP, PSOE y ahora Ciudadanos, ¿teme que la debacle que ha sufrido su partido a nivel nacional pueda afectarle si decide volver a concurrir a las locales?
Sería un tonto si dijera que no nos puede afectar porque aunque lo ideal en los municipios es votar a las personas, es cierto que hay gente que vota a las siglas máxime en un municipio como Rocafort con tantas urbanizaciones. Lo bueno es que hasta las próximas elecciones locales todavía queda mucho tiempo y espero que nos den tiempo para evaluar nuestra gestión independientemente de las siglas. También es importante que nos conozcan en las urbanizaciones. En los últimos años han estado muy abandonados. Parecía que se gobernaba solo hasta plaza España que era la zona que les interesaba. Nosotros estamos intentando escucharles e ir minimizando en la medida de lo posible todos los problemas que llevan años sin resolverse en estas zonas del pueblo.

¿Por qué cree que les han castigado sus votantes?
Creo que se cometió el error de pensar que se iba a dar el 'sorpasso' al Partido Popular. Ciudadanos debe de diferenciarse del PP. Nació como un partido de centro y así debe de seguir porque, en función de los programas electorales, podemos apoyar a uno o podemos apoyar a otros. Esa era la gracia y la idiosincrasia del partido. Cuando nos escoramos demasiado a la derecha algunos electores que antes eran del PSOE se marcharon. Creo que ahora con Inés Arrimadas sí estamos en la buena línea y volveremos al espacio político que no debimos abandonar nunca.

¿Se siente cómodo con sus socios de gobierno?
Me siento cómodo. Particularmente me ha sorprendido gratamente Sergio Herrero, el concejal de Vox que lleva Servicios Sociales y Educación. No lo conocía y estoy contento de trabajar con él. Hasta la propia gente de Servicios Sociales, los jubilados y otros colectivos nos dicen que es una persona encantadora, muy educada y trabajadora. Luego, a nivel ideológico ya lo establecimos en un pacto de gobierno que se basaba en los intereses municipales pero eso no implica que haya una disciplina de voto a nivel ideológico, como ocurría en la anterior legislatura. De hecho, se han presentado mociones en las que Vox ha votado una cosa y nosotros hemos votado otra totalmente distinta. Hay libertad absoluta en este sentido.

Cada vez que salen las cifras de renta per cápita, los que somos de fuera tenemos la sensación de que en Rocafort –uno de los pueblos con mayor renta de España- se vive muy bien, ¿es real o cuestión de zonas?
Es real porque los números no engañan, pero no hay que perder de vista que Rocafort tiene unos servicios sociales en los que se atiende a familias que no llegan a final de mes. Las cifras que se publican no son extensibles a todos los rocafortanos. Hay zonas en las que hay un nivel alto y eso es lo que sube la media, pero esto no es Marbella, también hay personas muy necesitas. De hecho, para nuestro equipo de gobierno es fundamental el tema de los servicios sociales y se han incrementado los recursos en estas partidas. No es todo tan idílico como podría parecer.

Para el anterior gobierno socialista recuperar Villa Amparo y dotarla de contenido fue muy importante, ¿coincide en este proyecto?
El proyecto de Villa Amparo está parado. Estuve en una reunión en noviembre con la Generalitat -titular del inmueble- para recordar que no hay ningún convenio firmado sino únicamente un borrador de un acuerdo de intenciones. Propusimos sentarnos y hacer un convenio de uso para propiciar el mantenimiento necesario. No compartimos en su totalidad la idea que ellos tienen para Villa Amparo. Lo que nosotros plantemos, y pensamos que es totalmente compatible, es que además del tema de Machado y de los poetas, la casa puede albergar una sala de estudios. Se da la circunstancia de que Rocafort es el municipio con el numero de universitarios más alto de la comarca y no tenemos una biblioteca o sala de estudio. Los estudiantes del pueblo, como me sucedió a mi cuando estudié la carrera, deben desplazarse a Burjassot o Moncada para estudiar. Pensamos que es una necesidad prioritaria y viable.

¿Ha aprobado ya sus primeros presupuestos?
Lo hicimos en noviembre para que entraran en vigor en enero. Ahora ya estamos con nuestros propios presupuestos.

¿Cuál es la hoja de ruta que se han marcado para este año a nivel de inversiones?
Una de las apuestas más ambiciosas que vamos a acometer es el Parque Ramón Fontestad. Se trata de una primera inversión de 700.000 euros para un proyecto que queremos que se convierta en el pulmón verde de Rocafort con 17.000 metros cuadrados con zonas combinadas de juegos, restauración, deporte… Un espacio para que puedan disfrutar todos los vecinos. Un espacio para desconectar, leer, practicar deporte… todo combinado pero sin intentar diferenciar zonas, que quede todo integrado. Queremos hacer también un restaurante que sea un mirador a la huerta, de propiedad municipal pero de gestión privada con precios controlados (algo que vamos a hacer en los otros locales de titularidad municipal). También habrá un anfiteatro donde se podrán celebrar actos festivos. Otras inversiones importantes serán las destinadas a parques y jardines, a limpieza viaria, a mantenimiento… en definitiva, a servicios que son muy importantes para la ciudadanía. En parques infantiles se va a hacer ya la restauración de los cuatro que hay en Rocafort, ya se ha adjudicado además a una empresa especializada el mantenimiento de esos parques. En instalaciones deportivas también se han hecho actuaciones para cumplir la normativa en temas de seguridad. Vamos a incidir en muchas líneas y, por supuesto, no dejar de lado los asuntos sociales. En Cultura, vamos a regularizar una situación que no se puede mantener por más tiempo. Hasta ahora no ha habido planes de prevención en ninguno de los edificios municipales. Ya hemos hecho las primeras gestiones para resolver esta situación. No podemos seguir así en espacios a los que acuden los vecinos. Hay que cumplir la normativa.

Usted es el único alcalde de Cs de la comarca, ¿se siente solo a la hora de consultar con otros responsables locales?
No es habitual consultar con alcaldes de la zona a excepción de algunos asuntos en común. Personalmente, acudo con frecuencia a nuestros diputados para resolver cualquier duda o problema. Nos apoyamos mucho en ellos.