LES VALLS
La patrulla animal La Vall de Segó pide ayuda para adoptar o acoger una perra aparecida en Quart sin chip
Los voluntarios alteran de que los petardos a la hora de los aplausos en los balcones pueden motivar la escapada de algunos animales
REDACCIÓN - 26/03/2020
Cartell que ha preparado la patrulla animal La Vall de Segó.
Cartell que ha preparado la patrulla animal La Vall de Segó.

La patrulla animal La Vall de Segó ha lanzado un mensaje en sus redes para pedir ayuda para la adopción o la acogida de una perra que apareció ayer en Quart de les Valls sin chip identificativo.

Miembros de la patrulla han explicado que se trata de una perra de apenas dos años de edad y está muy bien educada. Ante la imposibilidad de encontrar a su dueño, han elaborado unos carteles con su foto para que, al menos, alguien pueda realizar una adopción o una acogida.

Desde la patrulla animal la Vall de Segó lamentan que al principio de desatarse la crisis del coronavirus "hubo gente que tuvo miedo y se deshizo de sus mascotas". Un problema que, al parecer, se ha normalizado ya al explicar las autoridades que no es posible la transmisión. No obstante, los voluntarios de la patrulla se encuentran actualmente con otro problema: "Al salir a los balcones a aplaudir, mucha gente tira petardos o cohetes que asustan a algunos animales y se escapan. Al no haber gente por las calles como ocurre en cualquier otro momento, estos perros son muy difíciles de detectar", comentan.

La patrulla canina de Les Valls ha lanzado un mensaje en sus redes para pedir ayuda para la adopción o la acogida de una perra que apareció ayer en Quart de les Valls sin chip identificativo.

Miembros de la patrulla han explicado que se trata de una perra de apenas dos años de edad y está muy bien educada. Ante la imposibilidad de encontrar a su dueño, han elaborado unos carteles con su foto para que, al menos, alguien pueda realizar una adopción o una acogida.

Desde la patrulla canina de Les Valls lamentan que al principio de desatarse la crisis del coronavirus "hubo gente que tuvo miedo y se deshizo de sus mascotas". Un problema que, al parecer, se ha normalizado ya al explicar las autoridades que no es posible la transmisión. No obstante, los voluntarios de la patrulla se encuentran actualmente con otro problema: "Al salir a los balcones a aplaudir, mucha gente tira petardos o cohetes que asustan a algunos animales y se escapan. Al no haber gente por las calles como ocurre en cualquier otro momento, estos perros son muy difíciles de detectar", comentan.