SAN ANTONIO DE BENAGÉBER
José Ignacio Llópez (director del Colegio Imperial Huérfanos de San Antonio de Benagéber): 'Seguramente habrá institutos a los que les han sobrado tabletas de Conselleria y a nosotros nos han dejado fuera, otra vez'
El director del Colegio Imperial Huérfanos de San Vicente Ferrer denuncia la situación del centro al que no se reconoce su singularidad
REDACCIÓN - 09/04/2020
Colegio Imperial Huérfanos San Vicente Ferrer
Colegio Imperial Huérfanos San Vicente Ferrer

San Antonio de Benagéber no es zona de riesgo de exclusión social por su índice económico, el criterio por el que la Conselleria asigna las ayudas a los centros. Esta es la gran dificultad que se encuentran en el Colegio Imperial Huérfanos San Vicente Ferrer de San Antonio de Benagéber que acoge a 96 niños y niñas en situación de vulnerabilidad pero al que no se ha reconocido su singularidad por encontrarse en uno de los municipios más ricos de la Comunitat.

El director del centro, José Ignacio Llópez, ha denunciado que el último de los agravios que han sufrido ha sido el de la asignación de tabletas con 40 Gb de datos que la Conselleria ha entregado a los centros escolares. "No nos han asignado ninguna de las tabletas con las que van a 'salvar el curso' de los alumnos sin recursos digitales en casa. Llevamos 600 años pero se siguen olvidando de que existimos", recuerda Llópez. "Seguramente habrá institutos a los que les han sobrado tabletas y a nosotros nos han dejado fuera, otra vez", lamenta.

Los docentes y los educadores del internado están realizando su labor en las plataformas, haciendo el seguimiento telemático y dando las pautas para que las familias y los menores respondan adecuadamente. "No es nada sencillo -reconoce el director del orfanato-, pero todo se complica cuando no disponen de una tarjeta de datos y un dispositivo adecuado para hacer las tareas. El anuncio de la Conselleria nos llenó de esperanza, pero a estas familias no les ha tocado. El Colegio está ayudando hasta en lo que ni os imagináis y podría facilitar portátiles, lo que necesitamos es tarjetas de datos y dispositivo de conexión. Serían 20, aunque alguna más no vendría mal", añade José Ignacio Llópez quien, por otro lado ha agradecido la respuesta de empresas y particulares que se han volcado y han mostrado su voluntad de colaborar con donaciones al centro. "Estamos para ayudarles a los responsables políticos y lo único que queremos es que se hagan bien las cosas -comenta Llópez-, y en ocasiones, han mostrado su sensibilidad y han tenido en cuenta nuestras dificultades pero hay que afrontar el problema de fondo".

El responsable del colegio de San Antonio de Benagéber es, sin embargo, optimista y confía en que a lo largo del día de hoy "se pongan en contacto conmigo desde la Mesa del Consell para resolver esta situación, aunque el problema de fondo sigue estando ahí y no se solucionará hasta que se tenga en cuenta la singularidad del centro fuera de los índices económicos del municipio en el que está ubicado", concluye.