PALANCIA
La Conselleria de Agricultura y Transición Ecológica fomenta el reprocesado en las plantas de tratamiento de residuos para reducir la fracción con destino a vertedero
La planta de Algimia de Alfara se ha adherido a esta iniciativa
REDACCIÓN - 27/04/2020
Planta de Algimia de Alfara
Planta de Algimia de Alfara

La Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica ha aprobado una tramitación de emergencia por la que se va a incentivar económicamente a las plantas de tratamiento de residuos para el reprocesado de subproductos recuperables, a través de un segundo ciclo de triaje, al objeto de reducir la fracción de residuos con destino a vertedero y asegurar al máximo la seguridad del personal trabajador de las instalaciones frente a la COVID-19.

En primera instancia, se han adherido a esta iniciativa las plantas de Guadassuar, Llíria-Caudete de las Fuentes y también la de Algimia de Alfara del consorcio de residuos C3/V1 de las zonas III y VIII al que pertenecen los municipios del Palancia y también los del Camp de Morvedre y algunos de la Plana Baixa

Estas instalaciones cuentan con la posibilidad de realizar un 'bypass' para almacenar los subproductos recuperables tras el primer ciclo de triaje, en el cual se separa la materia orgánica y los subproductos recuperables de manera automática.

En este segundo reprocesado podrán clasificarse materiales como 'briks', botellas de PET y de PEAD (dos de los materiales más extendidos entre envases plásticos) y otros que, en condiciones normales, o bien se separan de manera manual directa en alguna de las instalaciones, o se separan de manera manual como mejora de la calidad de la clasificación de algunos sistemas de triaje mecánico-automáticos.

Dichos materiales, en la presente emergencia sanitaria, se podían llegar a perder, en algunos casos, al deshabilitar el triaje manual directo en el primer ciclo.

De esta manera, la consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollà, ha señalado que "se muestra de manera clara la intención de trabajar de manera intensa y continua por la mejora de la gestión de residuos domésticos, una labor esencial que cobra especial relevancia durante la actual situación de crisis sanitaria".

La previsión del coste de este contrato, que se prevé de una duración de tres meses, será de 200.000 euros, aproximadamente.