TURISMO
Más de 7.300 agentes para garantizar la seguridad de los turistas que visiten la Comunitat Valenciana este verano
Gloria Calero asegura que” la Comunitat Valenciana es un destino turístico por excelencia y la seguridad en todos los sentidos es un elemento clave para que continúe siéndolo”
REDACCIÓN - 09/07/2020
Efectivos de la Guardia Civil. / EPDA
Efectivos de la Guardia Civil. / EPDA
El Gobierno ha puesto en marcha un año más planes y campañas específicas para posicionar a España como destino seguro y de referencia tanto para el turismo nacional como para el internacional. Con ese objetivo, más de 7.300 agentes de Policía Nacional y Guardia Civil se despliegan desde el pasado 1 de julio en la Comunitat Valenciana con la misión de proteger a los turistas tanto nacionales como extranjeros que elijan este territorio como destino vacacional.
El secretario de Estado de Interior, Rafael Pérez Ruiz, y la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver Sagreras, han presentado estos planes y campañas en Málaga en rueda de prensa en la que han insistido en que el propósito del Gobierno es garantizar la protección de la campaña veraniega que ahora se inicia y consolidar España como uno de los destinos turísticos de referencia y más seguros del planeta.
La Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior activó el pasado 1 de julio la Operación Verano 2020 en las nueve comunidades autónomas de mayor afluencia turística de su demarcación, en la que participan más de 40.000 agentes de Policía Nacional y Guardia Civil. De ellos, más de 7.300 se desplegarán en la Comunitat Valenciana (más de 2.600 en la provincia de Alicante, cerca de 1.000 efectivos en la de Castellón, y más de 3.700 en la provincia de Valencia) hasta el próximo 31 de agosto.
Corresponde a la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana asegurar y supervisar la puesta en marcha y el posterior desarrollo del plan en este territorio, así como preparar con las autoridades locales y autonómicas la puesta en marcha de dispositivos operativos conjuntos o complementarios con los cuerpos de policía local que sean necesarios para incrementar la seguridad ciudadana en las zonas más turísticas. 
La delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Gloria Calero, ha asegurado que este dispositivo policial tiene, entre otros, el objetivo de "incrementar la vigilancia y control preventivo en vías de comunicación urbanas e interurbanas, estaciones, puertos, aeropuertos, hoteles, playas y campings, así como cuando se celebren acontecimientos de todo tipo que impliquen una gran concentración de personas".
Además, este verano, los agentes de ambos cuerpos velarán por el cumplimiento de las recomendaciones sanitarias. Entre otras misiones, garantizarán la distancia social en los espacios públicos de acceso, tránsito o estancia y en los medios de transporte, así como el uso de la mascarilla cuando sea obligatorio o no sea posible guardar la separación de seguridad. "No debemos bajar la guardia. Tenemos que ser conscientes de que el virus sigue estando entre nosotros y no le podemos perder el miedo. Es imprescindible que estemos alerta y continuemos siendo responsables para luchar contra el COVID-19", ha señalado la delegada.
TURISMO SEGURO
El despliegue policial se verá complementado con el Plan Turismo Seguro, que pretende evitar en todo el territorio nacional la actividad delictiva específica que pueden sufrir los turistas, ya sean nacionales y extranjeros, tanto en sus estancias vacacionales o de ocio como en los viajes de ida o regreso de los mismos. "La Comunitat Valenciana es un destino turístico por excelencia y la seguridad en todos los sentidos es un elemento clave para que continúe siéndolo", ha manifestado Gloria Calero. 
Para ello, al Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana ha intensificado los planes preventivos frente a la delincuencia itinerante y a los robos en viviendas, que pueden incrementarse tanto por la ocupación de apartamentos turísticos como por el previsible aumento de la duración de la estancia de ciudadanos nacionales en sus segundas residencias tras los pasados meses de confinamiento. 
Este dispositivo prestará además especial atención a un posible incremento de las ciberestafas, dado el considerable crecimiento del uso de internet para reservar alojamientos o contratar paquetes de viaje. La Delegación del Gobierno y las subdelegaciones en Valencia, Alicante y Castellón intensificarán para ello los contactos y reuniones con los directores, gerentes o responsables de los alojamientos turísticos del territorio, así como con las policías locales y la policía adscrita.