COMARCA
Así funcionan las piscinas en la nueva normalidad en l'Horta Nord
Los gobierno locales han redoblado los esfuerzos para garantizar la seguridad en estas instalaciones municipales fundamentales en verano
M. J. ROS - 07/08/2020
Los vecinos de Foios pueden disfrutar de la piscina de verano con mayores medidas de seguridad por el Covid-19. / epda
Los vecinos de Foios pueden disfrutar de la piscina de verano con mayores medidas de seguridad por el Covid-19. / epda
La apertura de la piscina de verano es uno de los servicios más importantes que debe gestionar un municipio en los meses estivales. Se trata de un espacio esencial para hacer frente a las altas temperaturas que se registran en esta época del año, así como para la socialización y el entretenimiento de los vecinos. Con la pandemia del coronavirus, la apertura de estas piscinas ha sido un quebradero de cabeza para muchos alcaldes y concejales. Cumplir con los requisitos sanitarios, hacer frente a los costes que ello supone, garantizar la seguridad... han sido cuestiones con las que han tenido que lidiar en este nueva normalidad. Aún así, la mayoría de los municipios ha optado por la puesta en marcha de un servicio tan demandado por la ciudadanía pese a que ello suponga más carga de trabajo y más gasto.
Foios fue uno de los primeros pueblos de la comarca en anunciar la apertura de su piscina de verano, algo que se hizo realidad el pasado 7 de julio. Semanas después, el alcalde de esta localidad, Sergi Ruiz, aseguraba que "no fue una decisión fácil porque había que conjugar la seguridad del servicio y las condiciones higiénicas marcadas por la Covid-19, con el derecho al ocio y a la necesidad que tenemos niños y adultos de disfrutar de unas instalaciones magníficas como tenemos en Foios que hacen más soportable el verano. También se están organizando cursos de natación y clases de aquagym por la mañana y tarde".
Recordaba Ruiz que "las autoridades sanitarias confirman que la transmisibilidad del virus es baja al aire libre y al sol y muy improbable por el agua clorada de la piscina. Todavía así, se han tomado todas las medidas de seguridad: higienización en la entrada, acceso con mascarilla, vestuarios cerrados, limpieza reiterada de los baños, separación entre bañistas a las instalaciones, etc". "Como se suele decir -añadía-, nos tiramos a la piscina, y las cosas están funcionando razonablemente bien, sin restricciones, ni horarios, y gracias a la necesidad de acceder con la tarjeta de usuario, estamos lejos de la masificación de otros años.
Se nota el impacto que la situación actual tiene en el ánimo de las personas usuarias. Este año, difícilmente nos acercaremos a cubrir el aforo como ha pasado en otros veranos y la piscina será más deficitaria en términos económicos que otros años, pero ya vendrán tiempos mejores", aseveraba el alcalde. "Aún así, ha merecido la pena esforzarse para abrirla", concluía Ruiz.
En Meliana, el Ayuntamiento decidió también abrir la piscina municipal de lunes a domingo durante los meses de julio y agosto con todas las medidas higiénico-sanitarias que se tienen que aplicar a las piscinas de verano.
Cómo explicó el teniente de Alcalde y concejal de Deportes, Manuel Ferrer: "El equipo de gobierno valoramos desde el primer momento que, dentro de las posibilidades y las exigencias del momento, el Ayuntamiento tenía que facilitar a la ciudadanía los servicios y las actividades que en cada momento fueran posibles para poder ofrecer esa nueva normalidad segura después del desconfinamiento y, en verano, tanto la piscina municipal como la playa juegan un papel importante". Así, desde el Departamento de Deportes se ha trabajado mucho para buscar un modelo que garantizara el uso de las instalaciones con las máximas garantías y con el aforo límite correspondiente, que en el caso de la piscina de Meliana es de 120 bañistas entre los tres vasos de agua.
El responsable del área detalló: "En principio valoramos la opción de hacer cuatro turnos de baño de hora y media, dos por la mañana y dos por la tarde, para tratar que cuanta más gente mejor pudiera hacer uso de la piscina dentro de las limitaciones, y pusimos a la venta los carnés del mes de julio. Al comprobar que la demanda no era tanta como la que preveíamos inicialmente, optamos finalmente por dos únicos turnos de tres horas, uno por la mañana y otro por la tarde, tres días en la semana y dos lunes al mes". La venta anticipada de los carnés ha permitido tener una previsión de aforo, que se completa con la puesta a la venta de 20 entradas diarias por turno, además de los baños que las personas que han adquirido un carné no hacen uso un día concreto por motivos diversos.
El sistema ha permitido que hasta el 19 de julio ya hayan disfrutado de las instalaciones unas 500 personas, puesto que para este mes se han adquirido 352 carnés y se han vendido 240 entradas sencillas. Ahora mismo ya están a la venta los carnés para agosto y se han vendido 225. El precio del carné mensual es de 4 euros para las personas adultas y de 2 euros para las menores, mientras que la entrada del día es de 1 € y 0,50 €, respectivamente. Unos precios totalmente adaptados a la situación.
Finalmente, Ferrer remarcó que "las medidas higiénicosanitàrias son estrictas con tres desinfecciones de las zonas comunes diarias, el uso de la mascarilla, la toma de la temperatura y la desinfección de manos con gel a la entrada y la distancia de seguridad dentro de y fuera de la agua". En conjunto, tanto la organización, como los precios, como las medidas de seguridad están siendo valoradas por la ciudadanía de manera muy positiva y se agradece el esfuerzo del Ayuntamiento de poner en marcha unas instalaciones que en verano son fundamentales para combatir el calor.
En Burjassot, las piscinas municipales de verano abrieron sus puertas el martes 30 de junio con todas la medidas de seguridad activadas para la prevención del coronavirus. La principal novedad para esta temporada de piscina tan atípica es que, para acudir, los usuarios y usuarias deben solicitar cita previa, desde la web municipal. Una cita previa con la que pueden solicitar una fecha para acudir a la piscina, alquilar una de las parcelas en que ha quedado dividida la instalación para asegurar la distancia mínima de seguridad e incluso proceder al pago de la entrada. Los alquileres de parcela se pueden efectuar con un máximo de dos días de antelación. En cada parcela pueden permanecer un máximo de seis personas.
Desde el primer día de su apertura, el Ayuntamiento lleva a cabo los protocolos pertinentes de limpieza y desinfección de toda la instalación de las piscinas de verano, con especial atención a los espacios cerrados, como pueden ser los baños. Igualmente, se recuerda a las personas usuarias, por medios de cartelería visible, las normas de higiene y prevención que recomiendan las autoridades sanitarias.
El alcalde, Rafa García, destacó que "el calor ha llegado para quedarse y el servicio de la piscina es importante para muchas familias de Burjassot. Abrimos con garantías de seguridad y protección con la novedad de la cita previa y la limitación de espacio por parcelas, para evitar las distancias cortas. Pero quiero solicitar a los ciudadanos un extra de prudencia y de responsabilidad. Vamos a disfrutar del verano y de poder refrescarnos en la piscina pero no podemos permitirnos relajarnos y que retrocedamos en el camino que hemos hecho para vencer al coronavirus".
En Paterna, la piscina abrió el 21 de junio, condicionada por la pandemia del coronavirus, que obliga a un especial cuidado del aforo, al mantenimiento de la distancia de seguridad y a una estricta y constante limpieza y desinfección de las instalaciones.
Una de las medidas para garantizar la distancia social ha sido la reducción del aforo, que se limita hasta el 60% de la capacidad de las instalaciones. Además, el acceso se realiza en dos turnos distintos: de 11 a 15 horas y de 16 a 20 horas. La hora de cierre intermedia permite la limpieza y desinfección de los espacios de uso común para garantizar la seguridad.
En el interior, se han delimitado parcelas de uso compartido de distintos tamaños, que deberán ocuparse por miembros de la misma unidad familiar y/o convivientes.
Otra de las novedades ha sido la venta anticipada de entradas en la taquilla de la piscina, todos los días de 12 a 14 y de 17 a 19, para que los vecinos puedan acceder al recinto con el ticket ya comprado, a través de una cola rápida que evita aglomeraciones. Esta cola especial también se habilita para jubilados y pensionistas, con el objetivo de reducir su exposición y tiempo de espera en la entrada a la piscina.
De lunes a viernes, están disponibles, también, entradas de acceso inmediato, siempre y cuando no se supere el aforo permitido este verano, que es de 315 personas por turno o el 100% de parcelas ocupadas. Los fines de semana y festivos es necesaria la compra anticipada de entrada, para evitar colas y reducir el tiempo de espera en el acceso a las instalaciones, teniendo en cuenta la previsión de mayor afluencia en esas jornadas. Además, se ha habilitado también la venta anticipada online para promover la adquisición de tickets sin necesidad de hacer cola. Los precios de esta temporada se han visto reducidos al 50%.
"El personal de la instalación vigila y exige en todo momento el cumplimiento de las normas ordinarias de la instalación, además de las medidasextraordinarias relacionadas con la prevención del Covid-19, y se llevan a cabo operaciones de limpieza y desinfección constantes", explicaron desde el Consistorio de Paterna.
Otra de las medidas adoptadas por el Área de Deportes es la custodia del acceso por parte de la Policía Local de Paterna, que colabora en las tareas de vigilancia y seguridad.
La piscina de verano municipal, que permanecerá abierta hasta el 6 de septiembre, será sometida diariamente a estrictos controles de desinfección y limpieza para permitir el uso seguro por parte de los usuarios.
En Massamagrell, para la reapertura de la piscina se implementaron los protocolos y medidas de seguridad necesarias tales como una limitación del aforo, zonas acotadas con las distancias de seguridad garantizadas, una mayor limpieza, el cierre de los vestuarios de acuerdo con lo dispuesto por las normas sanitarias. El alcalde, Paco Gómez, señaló que "la ciudadanía puede disfrutar de las instalaciones de la piscina con todas las medidas de seguridad pertinentes y, de este modo, bañarse y tomar el sol en condiciones óptimas dada la situación. Es un momento complicado, pero creemos que siguiendo las recomendaciones sanitarias, se puede abrir el servicio".