DEBATE
Bonig (PP) propone a Puig salir del debate con presupuestos de 2021 aprobados
Bonig ha valorado la "lealtad crítica" del PP por el apoyo que ha brindado al gobierno de Puig y su "sosiego dinámico" por las propuestas que han realizado
EFE - 21/09/2020
La portavoz del grupo popular, Isabel Bonig durante su intervención en el debate de política general en Les Corts. EFE
La portavoz del grupo popular, Isabel Bonig durante su intervención en el debate de política general en Les Corts. EFE
La síndica del PP en Les Corts, Isabel Bonig, ha dado al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, la "oportunidad" salir del debate de política general con los presupuestos de 2021 firmados, "sin líneas rojas", pero con unas trescientas medidas en torno a cinco ejes y tres reivindicaciones "compatibles con el espíritu de reconstrucción".
En su intervención de este lunes en el debate en Les Corts Valencianes, que ha iniciado pidiendo un minuto de silencio por las víctimas de la Covid y con unas emocionadas palabras de apoyo a una persona que no ha nombrado, Bonig ha valorado la "lealtad crítica" del PP por el apoyo que ha brindado al gobierno de Puig y su "sosiego dinámico" por las propuestas que han realizado.
Reducir el sector público en un 30 %, actuaciones de emergencia en sanidad, garantizar una educación de calidad y segura, la protección de la economía familiar y el refuerzo de los servicios sociales son los cinco ejes que engloban las propuestas populares, que ha desgranado la también presidenta del PPCV.
Además, ha pedido a Puig que "descuelgue el teléfono" y reivindique al gobierno de Pedro Sánchez "no tocar las pensiones", un modelo de financiación "justo" para la Comunitat y el mantenimiento de los ERTE en las condiciones actuales hasta abril de 2021 en todos los sectores.
"Si quiere puede salir con un documento firmado, con hechos. Podemos pasar de los anuncios a las realidades, no por lealtad a usted sino a los 5 millones de valencianos, alicantinos y castellonenses que están esperando una solución", le ha dicho a Puig, al que ha instado a, "por una vez, ser el líder de los valencianos y no el secretario general del PSPV".
Bonig, que ha mostrado el convencimiento de que honrar a las víctimas será la "fuerza moral para la recuperación", ha lamentado que el control de la pandemia y la salida de la crisis esté en manos de Puig tras el "fracaso" de Sánchez porque en la primera legislatura "nos llevó a la oscuridad y ahora vamos al caos".
Ha sostenido que su partido ha mantenido una "lealtad crítica" con el Consell por "lealtad a los valencianos" y han tenido un "sosiego dinámico" porque han planteado "ideas, soluciones y proyectos" y brindado consensos para la reconstrucción.
"Conscientes" del momento histórico y de "lo que va a venir", ha brindado a Puig "de nuevo la oportunidad de que acabe este días contando con el apoyo del PP para aprobar los presupuestos del 2021" y ha sostenido que no le va a poner "condiciones ni líneas rojas infranqueables".
El primer eje es reducir el sector público y número de altos cargos y asesores en un 30 % y contar con siete consellerias porque "reducir la administración no es una opción es una obligación".
"No le estoy pidiendo la luna sino ponerse en la piel de los valencianos", ha agregado y ha incidido en que el primero que debe dar ejemplo es su gobierno "que no ha hecho todavía absolutamente nada".
Respecto a la sanidad, ha ironizado al calificar de "fenomenal crear una agencia valenciana de salud, otro chiringuito" y ha instado a actuar de forma urgente porque van "detrás de la pandemia" y "si no se controla la situación sanitaria no podemos hablar de recuperación".
Ha planteado blindar por ley el gasto público, reforzar y priorizar la Atención Primaria y un plan de choque público-privado para afrontar listas de espera y garantizar la asistencia sanitaria.
En educación, ha reclamado la enfermería escolar como ha implantado el presidente socialista de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, test masivos y periódicos, digitalización y una ley de conciliación, con una deducción de 1.500 euros para familiares que concilien.
Le ha pedido que "su incapacidad en la gestión no la paguen los valencianos" y que "se comprometa a no subir los impuestos a los valencianos" y ha reclamado acciones como una rebaja del 7 % del tramo autonómico de IRPF para los ingresos anuales inferiores a los 35.000 euros, que afecta a 1.107.000 valencianos.
Igualmente ha propuesto un plan de impulso de más de 620 millones, que salgan del presupuesto de la Generalitat y "no de Europa": 170 millones para la industria, 100 para autónomos, 200 para un plan de empleo y 150 para un plan de turismo.
Para el refuerzo de los servicios sociales ha abogado por priorizar la atención en centros de mayores, hacer test periódicos, reforzar las residencias, servicio de atención para los mayores que viven solos y más fondos para el tercer sector.
"Son condiciones que dependen exclusivamente de usted", ha dicho, antes de plantearle las tres reivindicaciones y ha dicho que son 286 soluciones pero puede haber otras como un pacto de municipalismo, garantizar el derecho a la vivienda y un pacto para la salud y bienestar de los mayores.
"Son medidas con las que podría salvar 500.000 empleos, 500.000 familias", ha afirmado y le ha acusado de "estar más preocupado por su imagen pública que de resolver problemas porque a veces eso supone que te partan la cara pero eso es gobernar; eso es liderar".
Tras acusarle de ser "un espectador" ante los problemas y criticar sus "ximo-anuncios" vacíos, ha asegurado que "se han olvidado" de rescatar a las personas y ha afirmado: "no puede dirigir la Comunitat Valenciana alguien que no tiene palabra ni credibilidad".
Ha concluido que la Comunitat necesita "un presidente con coraje para enfrentar a sus socios y a Madrid" y le ha pedido que la "lidere".