ECONOMÍA / EMPRESA
Defienden la ecoinnovación para reducir los residuos y garantizar el futuro de las empresas
Consum ha sustituido las bolsas de sección por otras compostables, lo que supondrá un ahorro de 592 toneladas de plástico al año
EFE - 20/12/2020
Jornada de
Jornada de "Diálogos Efe" que se ha celebrado en la sede de la Fundación Universitat Empresa Adeit. EFE/Ana Escobar
La apuesta por la ecoinnovación para reducir la cantidad de residuos que se ponen en circulación en el mercado será clave para garantizar la competitividad y continuidad de las empresas, ya que la creciente demanda por parte del consumidor de una producción sostenible conllevará la desaparición de las firmas que no adopten estos valores.

Así se ha puesto de manifiesto durante los Diálogos Efe "La sostenibilidad, un objetivo común inaplazable", que se ha celebrado en la sede de Fundación Universitat Empresa Adeit, y en el que los participantes han coincidido al afirmar que las próximas generaciones de consumidores estarán muy concienciadas con los valores de la sostenibilidad y buscarán aquellas marcas que tengan una forma de producción con la que se vean identificados.

El director de Relaciones Externas de Consum, Francisco Javier Quiles Bodí, ha asegurado que el consumidor "te está obligando, quieras o no, a ser sostenible, y el que no sea sostenible no será".

Ha señalado que la cooperativa valenciana lleva años intentando adelantarse a la normativa vigente en materia de reciclaje, gestión de residuos y sostenibilidad y "cada vez tenemos como objetivo prioritario el utilizar los recursos de forma más sostenible", por lo que el último año destinaron aproximadamente un 10% de sus 140 millones de presupuesto de inversión a ecoinnovación.

Entre otras iniciativas, Consum ha sustituido las bolsas de sección por otras compostables, lo que supondrá un ahorro de 592 toneladas de plástico al año, mientras que las tradicionales bolsas camiseta se han sustituido por otras con más de un 70% de plástico reciclado, generando un ahorro de 610 toneladas de plástico.

"No se trata solo de reciclar, sino de reducir los elementos que sacamos al mercado y por tanto van a quedar yacentes en la calle o cualquier vertedero, por lo que tenemos que hacer un esfuerzo importantísimo", ha resaltado Quiles, quien ha recordado que Consum es la única empresa del sector de la distribución comercial con base alimentaria que posee una memoria medioambiental y el certificado AENOR de residuos cero para todas sus plataformas logísticas, sedes sociales y oficinas.

El jefe de Comunicación Relaciones Institucionales y Sostenibilidad de Coca-Cola en la Comunidad Valenciana, Fernando Álvarez, ha señalado que el consumidor actual ya está demandando, "además de la entrega de un producto en las mejores condiciones, toda una calificación de sostenibilidad en el desarrollo de ese producto".

Ha señalado que en Coca-Cola "estamos trabajando mucho no solo en reducir los envases, el gramaje, sino también en reducir el packaging", y ha resaltado que "hay mucha innovación y mucha inversión detrás" para avanzar en la reducción de residuos, la reutilización y el reciclaje, ya que "si somos capaces de tener un balance estable entre los tres estaremos en un ejemplo claro de economía circular".

Ha dicho además que toda la estrategia de sostenibilidad "hoy en día es una prioridad sí o sí" y la compañía ha establecido una estrategia en este sentido para toda Europa Occidental en torno a seis ejes estratégicos distintos que abarcan todos los ámbitos de su negocio.

Ha citado por ejemplo su estrategia de sostenibilidad en cuanto a clima, sobre lo que han formulado un compromiso para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero del 30% para 2030 y la consecución de emisiones cero en 2040, en línea con el acuerdo de París de limitar el calentamiento global a 1,5˚C.

En materia de agua se han fijado como objetivo gestionarla de la manera más eficiente posible, no solo durante la fabricación de sus productos, sino después, con proyectos como el que se desarrolla en la Albufera de Valencia y que permite devolver al medioambiente el agua que utilizan en la elaboración de sus bebidas.

Ha indicado también que, en cuanto a la cadena de suministro, buscan "que todas nuestras compras de ingredientes y materias primas sean sostenibles y responsables y ayudar a nuestros proveedores a que trabajen en esta línea".

Ha resaltado además que en los últimos años han invertido más de 180 millones de euros buscando envases cada vez más sostenibles, reduciendo el peso y aumentando la capacidad tanto en latas como en vidrio, al tiempo que "nos hemos marcado el compromiso de que el 100 % de nuestros envases sean reciclables, ahora mismo en España estamos en el 99,6 %".

Fernando Álvarez ha indicado que también están eliminando todo el plástico innecesario o no reciclable de sus envases y envases secundarios, "asumiendo el compromiso de que para el año 2022 el 50 % de nuestros envases sean provenientes de plástico reciclado" y que para el 2025 ser capaces de reciclar o reutilizar el equivalente al 100 % de los envases que ponen en el mercado.

La vicerrectora de Igualdad, Diversidad y Sostenibilidad de la Universidad de Valencia, Elena Martínez García, ha resaltado que una de las misiones de la institución es la investigación y la innovación en la búsqueda de nuevos materiales que sean absolutamente biodegradables y hacer llegar esa innovación a las empresas para ayudarlas a ser más competitivas desde el punto de vista de la sostenibilidad.

Ha afirmado que la juventud quiere consumir productos sobre los que tiene certeza de que "existe una responsabilidad detrás y no van en detrimento del futuro del planeta", pero también es misión de la Universidad formar a todos sus estudiantes "no solo como futuros profesionales competitivos y competentes, sino que tengan además una serie de valores".

"Esto es importante porque estos futuros profesionales, si han visto una nueva forma de ver las cosas, lo implantarán cuando lleguen a sus puestos de trabajo", ha añadido, "y esos futuros profesionales son además la futura ciudadanía".

Ha indicado además que la Universidad, que genera unas 200 toneladas de residuo al año (140 de ellas son papel) debe dar ejemplo con su conducta, por lo que están trabajando en la administración electrónica y han incluido claúsulas medioambientales en todos sus contratos