Este sitio web utiliza cookies, además de servir para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios y mejorar su experiencia de como usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies pulsando aquí.
Entendido
Iniciar búsqueda
Cerrar
ENTREVISTA

Merche Puchades: "La movilidad se ha impuesto y el Mercado Central de València necesita mayores garantías de acceso"

Entrevista a la presidenta de la asociación de vendedores del emblema valenciano, con 257 titulares y una encrucijada
PILAR TAMAYO - 21/09/2019
Merche Puchades. FOTO VICENTE RUPÉREZ Merche Puchades. FOTO VICENTE RUPÉREZ

Preside la asociación de vendedores del Mercado Central, con 257 titulares, y una encrucijada. Llevan 30 años autogestionando un espacio que necesita de la afluencia de los clientes de toda Valencia, además de los turistas, para sobrevivir. El Ayuntamiento de València aboga por recuperar la administración del espacio con lo que, alerta Merche Puchades, se perdería en limpieza y seguridad y desaparecerían servicios como la consigna, los pedidos on line o el reparto a domicilio, que ha crecido un 10% en el último año. Reclama transporte eléctrico para recuperar el tráfico por María Cristina. Sueña con una parada de metro e insiste en retomar la vuelta de las líneas de la EMT 81 (Blasco Ibáñez) y 7 (Mislata). Al Mercado Central, ironiza, no se accede en bicicleta.

¿El Mercado debe limitar el acceso a turistas?

Es muy difícil, aunque al haber crecido mucho la afluencia y habernos visto en algún momento en situaciones complicadas, el año pasado elaboramos una guía de buenas prácticas entre el Ayuntamiento, la asociación de guías y nosotros. En lugar de acceder grupos grandes, se pidió que se dividieran de 10 en 10 y que la explicación se realizara en el exterior en vez de dentro.

El turismo es una fuente de ingresos importante. Nosotros llevamos muchos veranos en el mercado y antiguamente, nuestros clientes bajaban desde los chalés y los apartamentos a comprar una vez a la semana pero ahora, al haber abierto supermercados en los lugares de veraneo, la gente ya no viene y esa bajada de ventas se ha compensado con los visitantes.

¿Consumen?

¡Claro! Bastante fruta, porque en Europa es escasa y cara y aquí les atrapan nuestros colores, sabores, olores… Compran muchísimo jamón, azafrán, encurtidos… algún tipo de souvenir, como paelleros porque también viene mucho turismo nacional.

Al final todo es reinventarse o morir porque, por ejemplo en el pescado, han incorporado las bandejas de ostras. No sólo hay turismo de paso sino que también se alquilan muchos apartamentos turísticos.

¿Sí o no a mantener la prohibición de sentarse en las escaleras de la entrada principal?

Sí. Tú no puedes obstruir ningún acceso. Para sentarse están las cafeterías.

¿Y continuar con la restricción del tráfico en María Cristina?

Hemos sufrido mucho durante un largo tiempo porque se provocó un embudo. Siempre hemos dicho que no teníamos nada en contra de una peatonalización blanda pero nunca antes de acabar el parking, como se hizo. Cuando vienes al mercado compras cosas que pesan y no puedes caminar 300 metros con 8 ó 10 kilos de carga. Hay líneas de autobús en la Avenida del Oeste y Guillem Sorolla pero algunas las hemos perdido y eso se ha notado en una afluencia menor. Nosotros necesitamos que venga gente de toda Valencia y hubo líneas que dejaron de venir al cambiar su recorrido, como por ejemplo la 81 de Blasco Ibáñez o la 7 de Mislata. Cualquier limitación reduce clientela.

¿Veremos el metro?

Es nuestro sueño pero creo que ni está ni se le espera. Cuando se diseñó el parking se incorporó una estación de metro. Y al final nos hemos quedado sin metro y con un aparcamiento que debería funcionar mejor. Me he reunido dos veces con el gerente de la EMT, responsable del aparcamiento, porque nos hemos comparado con otros mercados como Ruzafa o el Cabañal y sus precios son más bajos. Hemos propuesto, al menos, igualar la tarifas. Nosotros damos gratuitamente una hora de estacionamiento pero queríamos ampliarlo a dos, con un precio más bajo y no hemos obtenido respuesta aún.

¿Es peligroso el doble sentido de la avenida del Oeste?

Al cortar María Cristina, la única posibilidad de acceder al mercado es la avenida del Oeste y de ahí que pidiéramos el doble sentido. María Cristina se restringió para proteger la Lonja pero nosotros enviamos casuística similar en toda Europa, como el Coliseo de Roma, donde circula tráfico. Si el motivo de la limitación es ése, reclamamos un tipo de transporte eléctrico que no contamine. Lo que queremos es que haya garantías de acceso.

¿La movilidad se ha impuesto?

Totalmente.

¿Los clientes vienen en bicicleta?

Pues lo harán los que vengan a comprar muy poco producto o sean deportistas natos pero una persona normal, no. Es un mercado de abastecimiento, con suministro de producto de alimentación. Somos 257 titulares de los que el 95% somos de alimentación. La clientela viene a comprar un día a la semana y por eso se insiste mucho en que necesitamos un parking con precios populares como en Ruzafa o en el Cabañal. Y, además, es un aparcamiento desconocido porque hemos sido nosotros los que hemos derivado a nuestros clientes con mapas explicativos, sin que se haya hecho ninguna promoción desde el ayuntamiento.

En estos momentos se encuentran en una encrucijada.

Hace 33 años, constituimos una asociación de vendedores para gestionar nuestros servicios en vez de hacerlo el ayuntamiento. Necesitábamos vigilancia privada y más limpieza de la que ofrecían los servicios municipales. Ahora nos encontramos con que el ayuntamiento asegura que existe una traba legal que impide la renovación que se ha ido haciendo durante estos años. Ahora nuestro gabinete jurídico ha presentado tres alternativas dentro del marco legal, donde sin mantener lo actual podríamos sostener la autogestión. Hace 30 años, el mercado estaba muy diferente de lo que está en la actualidad. Ofrecemos servicio a domicilio, página web, redes sociales, consigna, aparcamiento… se ha logrado con mucho esfuerzo de todos los vendedores. El mercado es limpio y seguro gracias a que cada uno da lo mejor de sí mismo. Somos un modelo a seguir. Y ahora estamos muy preocupados porque el trabajo de 30 años se puede venir abajo.

Hemos hecho un traje a medida donde hemos ido viendo cuáles eran nuestras carencias y las hemos ido cubriendo.

¿Qué perdería el mercado?

Lo que más nos preocupan son nuestros clientes que son los que garantizan nuestro día a día. Tenemos un mercado donde se puede llegar, aparcar, coger un carrito, moverse por un espacio limpio, donde ante cualquier incidente disponemos de una megafonía gracias a nuestra atención al cliente. Disponemos de aseos gratuitos y limpios. El carrito se puede dejar en el aparcamiento y posteriormente nosotros lo recogemos. Si el cliente decide que no se puede llevar la compra, puede dejarla gratuitamente en una consigna frigorífica hasta la tarde… Son posibilidades muy obvias y que están interiorizadas pero que no se podrían ofertar sin nosotros.

¿El reparto a domicilio va a más?

Somos cómodos y disponemos de poco tiempo. Desde 2018 hemos subido en un 10% la demanda. El cliente está cambiando y se está rejuveneciendo. Mantenemos al más mayor de toda la vida y un perfil de gente joven entre 30 y 40 años que está muy concienciado con lo que come. s fines de semana.

Se hizo una tentativa de abrir por las tardes. ¿Se volverá a intentar?

Es muy complicado en un espacio tan grande y diverso, porque hay vendedores que se levantan muy pronto para comprar en Mercavalencia y otros que atienden sus huertos por las tardes, con lo que no podrían mantener sus puestos operativos. Somos empresas pequeñas y familiares. Y siendo conscientes de que hay un público que no puede venir por la mañana, disponemos de la entrega domiciliaria, consigna hasta las nueve y una web muy clara.

¿Qué fruta preferimos?

De temporada porque es la que más buena está y la más económica. Es cierto que la oferta ha de ser amplia con frutas tropicales, sobre todo en Navidad.

La fruta del mes de septiembre es la uva del Vinalopó y las granadas.

Cada día consumimos más. Es saludable y cada vez hay más preocupación por la salud y combatir la obesidad, con precios muy asequibles si comparamos con países de nuestro entorno.

¿Y la crisis citrícola?

Este invierno ha sido muy duro y vemos la misma problemática con la fruta de hueso en general, como nectarinas por ejemplo. En Europa están entrando productos de otros países con normativas más blandas. El cliente cada vez es más sensible y quiere saber la procedencia de nuestra oferta. Es raro que en el mercado se ofrezca naranja de fuera porque o bien son productores o bien nos sirven ellos, como es el caso de mi parada, por ejemplo.



Categorías de la noticia

Otras noticias en València

La mujer, con varios cortes sentada en una silla en la puerta de un establecimiento, estaba siendo atendida por varias personas
El ala-pívot montenegrino completó unos primeros siete minutos impolutos

Otras noticias en sucesos

La Policia Local de Paterna ha abierto diligencias penales contra el conductor del camión, que transportaba una viga de 40 metros de longitud y 35 toneladas de peso, por un presunto delito contra la seguridad vial
En su escrito de acusación el fiscal relata situaciones de maltrato desde diciembre de 2016
Comparte la noticia
Eventos y digitales valencianos, S.L. Todos los derechos reservados
-


Otros productos de Eventos y digitales valencianos, S.L.